Pilar: Apareció muerto el empresario Martín Blaquier

 Martín-Blaquier El hotel Sheraton de Pilar se vio conmocionado en las últimas horas por la aparición si vida de uno de sus huéspedes. Se trataba de Martín Blaquier, un empresario de 57 años miembro de la familia que controla el gigante azucarero Ledesma. La autopsia determinó enseguida que la causa del deceso fue un disparo de una escopeta calibre 12.70, efectuado bajo el mentón.

Fuentes de la investigación confiaron que en la habitación en la que se produjo el hecho apareció un mensaje, que se presume fue escrito por él. El escrito está en pedazos de papel de anotador arrancados con una importante cantidad de manchas de sangre.

“La escopeta es de mi primo, Gastón Blaquier, y hoy lo engañé y le insistí que me la diera con la excusa de que me iba a cazar patos. No tiene nada que ver y le pido perdón por mentirle tan feo”, dice el escrito. Se refería a la escopeta semiautomática marca Penelli modelo UAB 750 calibre 12/70 de la que salió el disparo que terminó con su vida.

El texto apunta luego a ordenar una suerte de procedimiento para quien lo encontrara: “Por favor, que mi mujer Josefina sólo se entere por mi mejor amigo, Miguel Blaquier”, indica. La tercera oración se limita a pedir –también “por favor”– llamar a esa persona y a continuación deja un teléfono.

Según pudo saber este medio, antes de morir, Martín Blaquier llamó a Miguel, quien se dirigió al hotel. El hombre fue el primero en declarar ante la Policía.

Mientras las autoridades avanzan en la investigación, los forenses confirmaron la existencia de pólvora en las manos, lo que reforzaría la hipótesis del suicidio. La autopsia tampoco detectó signos de alguna enfermedad.

En los peritajes participa policía científica de La Plata y el Cuerpo Médico Forense de la Justicia de San Isidro. La investigación quedó a cargo del fiscal Leonardo Loiterstein, de la UFI N° 2 de Pilar. El funcionario del Ministerio Público espera ahora el sumario policial y los resultados e imágenes de la autopsia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *