Piden justicia por la muerte de un bebé en el Evita de Lanús

  El 7 de marzo se cumplió un año de la muerte de Valentín, un bebé que nació en el Hospital Evita de Lanús ese mismo día, y según denunció la familia, falleció por la mala atención que recibieron en el hospital aquellas horas. En este año que pasó, con cambio de fiscales y varias autopsias realizadas al bebé, aún se espera que se realice un allanamiento en ese centro asistencial, y que los seis médicos que atendieron a Yesica Manabella, mamá de Valentín, declaren en la causa por lo sucedido. “En el Hospital hacen oídos sordos hasta que te canses, y así archiven la causa, pero yo no me voy a cansar” sentenció Manabella.

Yesica Manabella denunció en 2017 que en el Hospital Evita de Lanús, por estar de paro, la enviaron a su casa a pesar de estar por parir. En este contexto, Valentín – el niño que llegó al mundo el 7 de marzo del año pasado – nació en el hospital gracias a la insistencia de la madre junto con su pareja, Fernando Cabral, pero falleció horas después. Al día de hoy hay seis médicos que están involucrados en la causa, imputados de “homicidio culposo”.

A un año de los hechos, Manabella manifestó que “se viene reclamando lo mismo”. Además, hace un año se espera que se realice un allanamiento en la institución donde pasó todo. La nueva fiscal de la causa de la UFI 3 de Lanús, Andrea Nicoletti, “volvió a pedirlo, y también la historia clínica, porque la que nos dieron está incompleta” manifestó Manabella. “Yo no voy a parar hasta tener justicia por mi hijo, no me alcanza con lo que están haciendo” refirió, y denunció que con los distintos exámenes de autopsia que realizaron, “descuartizaron” a su hijo.

En diciembre último se pidió un examen patológico al fémur de Valentín, pero Manabella indicó que “no encontraron lo que querían, que era saber de qué falleció”. “Mi hijo se estaba ahogando adentro mío y nadie se dio cuenta, yo me acuerdo de todo lo que pasó. Fue ignorante el grupo médico que me tocó”, lamentó Manabella, quien luego de lo que le pasó, conoció otros casos de negligencia del hospital.

En cuando al accionar de la Justicia, y de la UFI 3, Manabella recalcó que con el cambio de fiscal se volvió a pedir la información necesaria para reconstruir lo sucedido, pero el Hospital no responde ante los pedidos. Además, agregó que pudo contactarse con el abogado del Hospital, Marcelo Giudisis, quien le afirmó que desde la institución “están al tanto” de todo el accionar judicial, y que “firmaron todo”.

“Estoy en la nada, nadie se preocupa ni se mueve, y los médicos están trabajando como si nada” lamentó Manabella a un año de la pérdida de su hijo, y si bien aseguró que “hay gente que está hace años peleándola y le archivan las causas”, luchará hasta que se haga justicia. “Yo, a pesar de todo el dolor, nunca me quedé. Quiero tener esperanzas que se haga justicia, quiero que mi hijo descanse en paz” finalizó.

Según relató Manabella al portal meses atrás, el día del nacimiento del pequeño se acercaron a la guardia tres veces, pero al estar de paro, le decían que vuelva a su hogar hasta que esté en condiciones de poder generar el parto. Ni las advertencias de la propia Yésica sobre que el parto no podía producirse después de la semana 40 por un problema de salud ni de manera natural por no tener dilatación (había sido madre tres veces antes, y ya conocía su cuerpo), fueron suficientes para generar una atención adecuada.

Según la historia clínica de aquel día, el bebé nació con una insuficiencia respiratoria aguda, neumotórax bilateral, y su muerte se desencadenó por síndrome de aspiración meconial. Luego de dos semanas pasados los hechos, la familia realizó la denuncia correspondiente por la muerte del pequeño, por lo que se realizó una autopsia. Según denunció la familia, la misma se hizo tarde. Pese a eso, se espera que en las próximas semanas se conozca el informe de la fiscalía sobre los estudios histopatológicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *