Persecusión, tiroteo y detención de delincuentes desde Avellaneda a Lugano

tiroteo-LuganoUn adolescente de 17 años fue detenido herido de un balazo tras robar una camioneta en Avellaneda y tirotearse con la PFA en Lugano.

Fuentes policiales informaron a Télam que el baleado fue trasladado al Hospital Santojanni a bordo de un remís, a cuyo conductor obligaron a conducir apuntándolo con un arma, y donde sus familiares atacaron a un equipo de un canal de televisión.

El hecho comenzó esta tarde, alrededor de las 16:00 hs., en jurisdicción de la comisaría 2da. de Avellaneda, donde dos delincuentes armados interceptaron una camioneta Volkswagen Amarok en la que se trasladaba un hombre.

Los asaltantes le sustrajeron las pertenencias al conductor y se escaparon en el vehículo, por lo que el damnificado llamó a la central de emergencias 911.

Según las fuentes, tras el alerta, efectivos de la División Robos y Hurtos (RyH) de la PFA observaron el paso de la camioneta en el cruce de las calles Larrazábal y Castañares, en Capital Federal.

En ese momento, los ocupantes de la Amarok efectuaron disparos contra el personal policial, que no repelió la agresión porque había peatones que caminaban por el lugar.

De acuerdo a los voceros, los delincuentes casi atropellaron a una mujer, sin provocarle lesiones graves, y continuaron a toda velocidad hasta que en las avenidas Castañares y Piedra Buena chocaron contra un auto Volkswagen Suran.

Los ocupantes descendieron del rodado, se tirotearon con los efectivos e ingresaron al denominado Complejo Habitacional Padre Mugica, por lo que se inició un operativo con el fin de atrapar a los agresores.

Unos minutos después, el personal vio que un Peugeot 505 salía del barrio a toda velocidad y que estuvo a punto de chocar a otro vehículo.

Ante esa situación, los efectivos de RyH persiguieron al auto hasta que los ocupantes detuvieron la marcha en el Hospital Santojanni, debido a que trasladaban a un adolescente con un disparo en el abdomen.

El herido quedó internado en el mencionado centro asistencial del barrio porteño de Mataderos y le secuestraron una pistola calibre 9 milímetros, dos teléfonos, un Nextel y tres billeteras, una de las cuales es del conductor de la Amarok robada, dijeron los voceros.

En tanto, dos personas mayores de edad que lo acompañaban y el conductor del Peugeot quedaron demorados en la comisaría 48va.

Es que éste último aseguró a los policías que trabaja como remisero y que fue amenazado por los presuntos delincuentes para que llevaran al herido a un hospital.

«Cada semana hay episodios de violencia que no trascienden pero viene gente con ánimo belicoso o directamente a golpear», contó a la prensa el director del Santojanni, Marcelo Struminger.

El médico precisó que en abril último un «grupo organizado» intentó entrar e hizo «pintadas» y «destrozos» en el frente del hospital.

«El Ministerio de Seguridad de la Ciudad entendió la gravedad de la situación y tenemos botones antipánicos, cámaras de seguridad que dejan registro de cualquier actitud violenta. Tenemos puertas de metal, con vidrio blindado cubiertos con alambre», aseguró Struminger.

Por otra parte, familiares del adolescente agredieron con piedras al equipo televisivo del canal de noticias C5N que realizaba una nota ante la versión de que habían intentado rescatar a un delincuente baleado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *