Peligro en los colectivos, los choferes padecen estrés y duermen mal

chofer-de-colectivo Un informe reveló que padecen la falta del sueño y el cansancio mental, lo que aumenta el riesgo de accidentes.
Pasajeros agresivos, caos de tránsito, ladrones y muchos otros factores hacen que los choferes de colectivos padezcan estrés y alteraciones de la conducta. Su estado general de salud es malo, y duermen mal, lo que significa un enorme riesgo de accidentes.
Así lo revela un informe realizado por investigadores del Conicet y la Universidad Austral, que hace unos años solicitó el gremio Unión Tranviarios Automotor (UTA).
Según profesionales de la psicología, el trabajo de los colectiveros los expone a una fuerte carga emocional.
«Me siento cada vez peor; nervioso, harto de la gente, sube cada uno. Los pasajeros también están nerviosos. Hay ladrones en el colectivo, cada tanto se arma cuando alguno se apiola que le quieren sacar la billetera. Engordé unos cuantos kilos; vuelvo fundido a casa, apenas me da para sentarme con los chicos a comer. No reacciono bien. Mi mujer me lo dice». Esas son palabras dichas por un chofer de colectivos a la psiquiatra Elsa Wolfberg, que el diario La Nación publicó hoy en un informe que evidencia que la labor del colectivero no es para cualquiera. Y tiene sus consecuencias.
«Está signado por el estrés crónico por varias razones: los horarios, que en muchos casos son muy exigentes; la inseguridad; el destrato de los pasajeros; la falta de recreos, porque 15 minutos no alcanzan para reponerse de un trayecto», describe Wolfberg.
«Manejar con malestar facilita distracciones si no se descansa y no se controla la ansiedad, que es un elemento serio de perturbación», sostiene la profesional.
El estudio pedido por la UTA, elaborado en base a 1000 entrevistas a choferes, refleja que la mayoría padece un precario estado de salud: la mitad de ellos tiene somnolencia diurna; seis de cada diez duermen mal; y más de la mitad dijo que tenía, en forma usual, sensaciones de cansancio físico y mental.
Pero además, a partir de las cinco horas de trabajo, el tiempo medio de reacción ante una alerta aumenta, lo que facilita accidentes. La mayoría de los choferes dijo que cumplir sus horarios «implica conducir en forma insegura» (85%) o «sin cumplir las reglas de tránsito» (88%).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *