Paralizan el puerto porteño en reclamo de un aumento del 35%

Trabajadores portuarios comenzaron un cese de actividades en el puerto de Buenos Aires, que se mantendrá hasta este miércoles a las 7, en reclamo de un aumento salarial del 35 por ciento.

Sin acordar topes, los reclamos salariales se dispararon por encima del 30 por ciento y los conflictos amenazan con alcanzar cada vez a más gremios y sectores.

En este caso, se trata de un reclamo de los gremios que integran la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (FEMPINRA), que lidera Cayo Ayala, que reclaman un aumento del 35 por ciento.

En el marco de las protestas que comenzaron el viernes último con asambleas por turno en los lugares de trabajo del puerto porteño, los trabajadores anunciaron que marcharán este mediodía hasta el Ministerio de Trabajo.

El encuentro está previsto para las 12 en la intersección de la avenida Callao y Bartolomé Mitre.

«Se impone recuperar los salarios», advirtió el secretario de Prensa de FEMPINRA, Luís Rebollo, a través de un comunicado de prensa.

Rebollo explicó que «la movilización será una demostración de respaldo a los delegados e integrantes del consejo directivo de la Federación, que a esa hora mantendrán un encuentro con los representantes de la Cámara de Concesionarios de las Terminales de Contenedores del Puerto de Buenos Aires».

Respecto de los representantes del sector empresario, indicó que «aún continúan negándose a entablar negociaciones para mejorar los salarios».

Los trabajadores pararán las actividades portuarias hasta «el comienzo del primer turno de tareas del miércoles, cuando también se realizará -desde las 14- un nuevo plenario de delegados para evaluar el cuadro de situación y decidir los pasos a seguir».

Sin embargo, la Cámara de Concesionarios de Terminales de Contenedores del Puerto de Buenos Aires advirtió que «sin una recuperación, no se puede dar el aumento que quieren los gremios».

Por su parte, también las entidades sindicales que ya habían acordado mejoras salariales en el primer cuatrimestre volvieron a la carga después de que referentes de la CGT como Oscar Lescano (Luz y Fuerza) asegurar que los aumentos no son suficientes.

Así, por ejemplo, los bancarios y Luz y Fuerza, que habían acordado aumentos del 22 por ciento en abril, ahora exigen a las empresas reabrir las paritarias para llevar las mejoras hasta 35 por ciento.

Del mismo modo, el gremio de Comercio pretende alcanzar un incremento salarial anual del 34 por ciento, tras haber cerrado en un 29, y otros sectores estarían analizando sumarse a los reclamos por una suba mayor, como los metalúrgicos que habían cerrado en un 26,5.

El propio gremio de Camioneros, que conduce Pablo Moyano y es unos de los más cercanos a la Casa Rosada, adelantó que pedirá a las empresas que otorguen un incremento salarial del 31 por ciento, tomando como base «el Indec de los supermercados».

El mayor aumento fue el conseguir por los Curtidores, que cerraron una suba salarial del 49 por ciento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *