Palermo: Corrupción + falta de compromiso = Impunidad

  Desde el gobierno de Mauricio Macri no dejan de hacer anuncios respecto a la seguridad vial, por un lado se han cambiado las manos de calles y avenidas, se ha aumentado el peaje del ingreso a la capital y hasta se pregona con sanciones como el scoring para mejorar la seguridad vial y la circulación.

Pero todos estos anuncios, de poco valen, si cuando no hay una cámara convocada por el propio gobierno porteño la realidad es otra. Desde hace muchos años alterno mi hogar entre Avellaneda y Palermo, el viernes, mientras iba a mi domicilio por la Av.Córdoba al 3362 visualizo que el congestionamiento de tránsito a esa altura era provocado por un camión, que además de realizar descarga de productos fuera del horario que marca la ley, dejaba grandes carros en la vía pública y ocupaban más de un carril con su actividad. Por el lugar pasaron dos móviles de la policía metropolitana sin que ninguno detuviera su marcha y cuando menos advirtiera a estas personas de su falta.

Pasando por un lado del camión, decidí hacer unas fotos del hecho para graficar de que forma se incumplen a pesar de todo las reglas de tránsito y fue entonces que el señor obeso, comenzó a insultar y a realizar gestos tocándose la zona de donde debería tener los testículos, algo que no podemos afirmar posea alguien que cuando estacioné ya no estaba en el camión.

Busque un policía para que labrara la correspondiente acta de infracción pero no lo encontré, pregunte a algunos de los comerciantes y algunos vecinos que se enteraron del motivo, se quejaron de que ellos no pueden detenerse a veces a buscar algo en sus domicilios, pero sí estos camiones y camionetas que traen mercaderías, ya que todos saben que la policía recibe «atenciones» de los comercios, por  eso si el policía está en la cuadra y vienen a descargar, se va a dar una vuelta para no dar explicaciones. Pude determinar que la comisaría de la Policía Federal Argentina con jurisdicción en el lugar es la novena.

Con los dichos de los vecinos, la evidente ausencia policial y la falta de interés de los nuevos policías porteños, es más que evidente que se conjuga, la corrupción de algunos policías federales, la falta de compromiso o capacitación de los policías metropolitanos que deberían hacer cumplir la ley y la evidente impunidad de un gracioso personaje que lejos de reconocer su falta, cree gracioso insultar, hacer gestos y amenzar para luego huir y no dar una explicación de su conducta frente a una cámara.

Seguramente, volveré a ver a este camión fuera de hora y en infracción y de no haber un policía cerca, probare como cualquier ciudadano, llamar al 911 y que alguien cumpla con su trabajo sino es por decisión propia exigiéndoselo como ciudadano.

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *