Pablo Jorge Lanusse y la hipocresía al palo

Cuando días pasados vi la entrevista en TN al abogado Pablo J. Lanusse, me volvieron a la memoria momentos que uno a veces deja en el pasado, pero que para nada puede olvidar, menos cuando alguien se valió del Ministerio Público Fiscal para beneficio personal y «rosquear» con los políticos, pero disfrazado de honestidad.

El haber sido parte importante de la causa más grande que haya existido en la justicia penal, con cientos de cuerpos, me permiten poder opinar sobre el señor Pablo Lanusse en cuanto a su rol como Fiscal, al destino de la causa, a las consecuencias que vivimos varios de los testigos, ninguna buena, algunos incluso murieron mientras supuestamente estaban en calidad de testigo protegido y el final de una causa que podía haber sido bisagra en cuanto a tener acreditada la corrupción en los más altos niveles.

Pero no me voy a extender en esto, que por el volumen de datos e información bien ameritan formar parte de un libro que le relate a los argentinos el mundo de la verdadera corrupción, esa que cuesta vidas y que atenta contra las instituciones corrompiendo sus miembros y afectando al Estado de Derecho., todo eso que hoy dice Lanusse le preocupa, pero poniendo la cara en la televisión en donde sabe no le van a hacer preguntas incómodas y donde lo presentan como un paladín de la verdad, cuando no lo es, le guste o no, es uno más de los tantos funcionarios y poderosos que han manipulado el conocimiento que tuvieron por sus investigaciones en acomodar sus vidas.

Escuchar a Lanusse hablar de salvar la República de verdad que me produce indignación, porque es un hombre que cuando fue miembro del Ministerio Público solo demostró buenas intenciones y a medida que la causa avanzó, terminó tomando distancia de los medios, mientras esperaba los acuerdos políticos que lo llevaron a ser funcionario en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos con GustavoBéliz como secretario de justicia de la Nación, el presidente era Néstor Kichner, por eso no se entiende que alguien acepte un cargo político dejando su cargo de Fiscal en momentos que la causa estaba en su punto más fuerte y debía elevarse a juicio, no era un Fiscal más, por lo que pareciera que luego de salir con escándalos del gobierno de Kirchner años después descubrió que Néstor y Cristina eran corruptos y el mal para la República. Por si Lanusse lo olvidó, tengo muy buena memoria de que uno de sus principales oponentes en la justicia y que demoraba el avance de la causa judicial era el Fiscal de Cámara Germán Moldes, limitando la investigación de corrupción, Moldes que ahora se rasga las vestiduras viendo corrupción, no tenía problemas en dilatar las medidas, hoy los dos hombres enfrentados comparten convocatoria y discurso para la marcha del 18E, que tiene más de política que de búsqueda de la verdad, más teniendo en cuenta que la difusión de la marcha es difundida por el PRO.

No voy a cuestionar su actividad particular como abogado, pero suena ridículo y contradictorio que anuncie su estudio como especializado en transparencia cuando su clienta Sara Garfunkel está sospechada de operaciones económicas poco claras y lejos de la transparencia en la que Lanusse se presenta como especialista, digo, Lanusse no es un abogado que necesita representar lo que venga, sino que su posición y la de su socia le permite rechazar lo que según él atenta contra la República, el enriquecimiento sin justificar y la evasión es mala para Cristina, Néstor, Sara o Alberto Nisman, se supone que todos somos iguales ante la Ley y sería interesante Lanusse se anime a una entrevista de verdad y no a solo concurrir a entrevistas guionadas con un solo objetivo, seguir señalando a Cristina como el mal de la Argentina, que tal vez lo sea, pero que con todo el aparato mediático y con un gobierno que no dudo en destinar recursos para avanzar contra la vicepresidenta no encontraron ni las bóvedas, ni los containers ni fueron prolijos al permitir por ejemplo que Claudio Bonadío como Juez se apartara de los procedimientos, generando a futuro nulidades que van a garantizar la impunidad, lo que me hace dudar de las verdaderas intenciones, porque el corrupto es corrupto, no se puede ser un poco corrupto y en esa trampa que cae el que se aparta de las normas lo llevan a ser igual o peor que los que investiga.

Hay mucho por contar sobre Pablo Jorge Lanusse, pero que es un títere político con un discurso hipócrita no hay ninguna duda.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *