Otro duro golpe para los trabajadores y afiliados del PAMI, peligra la atención en clínicas y sanatorios

  Desde el mes de noviembre de 2016 a la fecha, los afiliados del PAMI están sufriendo un grave retroceso en el 1er y 2do nivel de atención.

El primer golpe fue producto del Decreto Nro 1085/16, firmado por el entonces titular de esa obra social, Carlos Regazzoni, en el cual dejó cesante a la totalidad de los médicos de cabecera que fueron contratados coercitivamente bajo una forma fantasía de relación laboral y de una manera muy desventajosa para ellos. En este caso se resintió el primer nivel de atención, sobrecargando el trabajo del médico y afectando así la atención de los pacientes de la tercera edad. Por supuesto, esto significó una disminución de los ingresos mensuales de los trabajadores.

En la actualidad, mediante la Resolución Nro 395/17 emitida el día 4 de abril, castigan al afiliado y al médico en el segundo nivel, restringiéndole la capita a las clínicas y sanatorios en un 50%, que ahora se representa en un total de $426 por mes para la atención de cada afiliado en los diferentes establecimientos. Esto impacta tanto al sector que el pasado 26 de abril las Cámaras de Clínicas y Sanatorios pidieron reunirse con el nuevo interventor, Sergio Cassinotti, y el día 27 fueron atendidos por el Dr. Rafael Zamora, quien preside el área de Prestaciones Médicas. La reunión fue infructuosa, por lo cual las clínicas de la provincia de Buenos Aires iniciarán a partir de hoy medidas de fuerza mediante el corte de los servicios para los afiliados.

Desde AMRA vemos a las medidas tomadas por las autoridades del PAMI como vergonzosas, ya que por este camino se disminuye la calidad del servicio, exponiendo a la salud de los adultos mayores y sigue destruyendo a esa importante obra social. Los trabajadores médicos estarían en riesgo de perder fuentes laborales, hecho que repudiamos por la irracionalidad de ambas resoluciones, que demuestran una evidente política de vaciamiento y transferencia al bolsillo del jubilado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *