Octubre rojo: casi 70.000 empleados privados menos que 1 año atrás y los salarios cayeron más de 10%

La crisis en el sector privado se marcó mucho más durante el último trimestre del año. Es el grupo de trabajadores asalariados en el que el Gobierno siempre hizo foco.

La recesión y el salto de la inflación luego de la corrida financiera, no trajeron buenas noticias ni -mucho menos- buenas perspectivas para el mercado laboral en la Argentina, sobre todo el privado. Esto se marcó aún más durante el último trimestre del año.

Es que la cantidad de empleados privados -los mismos asalariados en los que el Gobierno pone todas las miradas- tuvo una abrupta caída de 1,1% anual, lo cual se traduce en la realidad con la cifra de 69.900 trabajadores menos en el mercado laboral.

Pero eso no es todo para hacer el panorama más oscuro. Hay más, ya que se evidenció una fuerte retracción de más de 10% interanual de los salarios reales de los trabajadores.

Contemplando a todos los trabajadores (públicos e independientes) la contracción fue del 1% anual, y esto significa que se echaron 119.500 trabajadores. De todos modos, de acuerdo a los datos aportados por Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) que fueron procesados por el Ministerio de Producción y Trabajo, una parte mayoritaria de esta caída corresponde a trabajadores monotributistas sociales, con contratos que se están revisando.

Esto preocupa al Gobierno, fundamentalmente dado que el cuarto trimestre de cada año por lo general es un mes de alta estacionalidad para el empleo y también porque es la tercera retracción anual del empleo de manera consecutiva, además de ser la más marcada en un año.

Por otro lado, el Indec informó durante la semana pasada una suba del desempleo para el tercer trimestre estimada siete décimas, a 9%, pero en ese caso la explicación se sostuvo diciendo que fue por un mercado menos dinámico y no por despidos masivos de trabajadores. Como fuera, los funcionarios del Ministerio de Producción y Trabajo dependiente del Gobierno han dicho durante el último informe que octubre fue el primer mes de estabilidad tras la fuerte corrida cambiaria.

Pese a que las expectativas para los próximos tres meses siguen siendo bajas, desde el Gobierno creen que la macroeconomía se puede estabilizar, que las exportaciones pueden mejorar y que el consumo subiría gracias a una suba de salarios reales en el primer trimestre luego de muchas recomposiciones de sueldos, lo que implicará una mejora de los números del mundo del trabajo en un año 2019 que es claramente electoral.

José Anchorena, encargado de las estadísticas de empleo en la Secretaría de Trabajo, dijo: «Octubre fue un mes complicado con relación a la caída de empleo», y luego afirmó que se está recuperando, aunque retrasado respecto de la inflación en el país.

«El año fue difícil en el sector manufacturero, pero en octubre aparecen también un mal dato para el comercio y, pese a que resistió bastante bien, hay más caída de la construcción», comentó también el funcionario.

En lo que hace a los trabajadores del sector privado, siempre de acuerdo a datos oficiales, se detectaron 69.900 trabajadores menos (-1,1%) a lo largo de un año. En la medida mensual desestacionalizada, la baja represntó un -0,4% (22.700 empleados menos).

A lo largo de un año, los sectores que más sintieron el impacto de la crisis y el desempleo fueron el Manufacturero (-4,2% o 49.500 empleados menos), el de Comercio y Reparaciones (-1,5% o 17.500 trabajadores menos) y la Construcción (-2,5% o 11.700 empleados menos). Pero al margen de los trabajadores del sector privado registrado, también bajaron un 0,5% los monotributistas durante el año. Son, en concreto, 8300 trabajadores menos. En la variación mensual desestacionalizada se comtrajeron todos los componentes del trabajo del sector privado.

En cambio, si se observa la situación general y evolución de todos los trabajadores asalariados, la baja anual fue de 1% (119.191 trabajadores menos), mientras que hubo también una baja en el mensual de manera desestacionalizada, siendo de 0,3%, lo que se traduce en 30.900 trabajadores menos en el mes en el mercado laboral. Prácticamente la mitad de esa baja es de monotributistas sociales.

«En términos reales el salario promedio se redujo 10,9% interanualmente, mientras que el salario mediano lo hizo 11,6%», estimaron los técnicos de Producción y Trabajo. «En octubre, la caída real acumulada de los últimos doce meses del promedio salarial fue de 3% y la del salario mediano 3,5% con respecto a 2017», agregaron.

Así mismo, se indicó que la masa salarial acumulada en el último año del conjunto de los trabajadores asalariados en octubre de 2018 es de 2,2% más baja a la del mismo período pero de 2017, en términos reales.

Es la tercera caída mensual muy importante de los sueldos, tras el rebrote de la inflación previo a la corrida cambiaria. De acuerdo a los datos manejados por las consultoras privadas, este año el salario real promedio caería en torno al 12%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *