Nueva denuncia contra sanatorio de Berazategui: muere tras sacarle la vesícula por error

En esa clínica también una mujer sufrió la amputación de la pierna equivocada. Ya son dos las denuncias por mala praxis en la clínica.

A casi una semana de conocerse el caso de mala praxis en el Nuevo Sanatorio de Berazategui, en donde una jubilada le amputaron la pierna equivocada en un procedimiento quirúrgico programado surge un nuevo caso.

Esta vez se trata del caso de una mujer de 80 años que murió después de que le extirparan la vesícula por error, en lugar de desobstruirle el píloro. Los familiares de la víctima hicieron una presentación por homicidio culposo contra el médico que operó a la mujer y todo su equipo quirúrgico.

La víctima de nombre Teresa Angilletta tenía 89 años y había sido diagnosticada con una obstrucción de píloro a mediados de enero y que la intervención que derivó en su muerte fue recién el 30 de abril, a pesar de que los médicos le dijeron que debía operarse de inmediato.

La denuncia está caratulada como «homicidio culposo» hacia el médico cirujano Fernando Javier Palladino -que operó a la víctima- y que en la presentación pidieron que las acusaciones se hagan extensivas a todo el equipo que participó de la intervención. «Consideramos que los protocolos de seguridad que deberían haber existido abarcaban a todo el equipo», dijo Paola Stekloff quien es la abogada defensora.

Hijas de Angilletta explicaron que desde un primer momento sabían que la operación se llevaría a cabo por tres horas pero el médico encargado de la intervención, apareció a la hora y preguntando por la familia de la paciente que había sido «operada de vesícula». Ante la confusión, los familiares de Angilletta se acercaron, y el médico se sorprendió cuando le dijeron que la mujer debía ser intervenida del píloro.

La excusa del cirujano fue que no encontró a la vesícula «en buen estado», para justificar su accionar. Los familiares lo desmienten.

Esto se suma al impactante hecho de una mujer de 66 años, afiliada al PAMI y que sufre de diabetes, sufrió a amputación equivocada de pierna.

La anciana debía someterse a una intervención programada en la que le amputarían gran parte de la pierna: tras haber perdido su pie en una operación de ese estilo que no surtió el efecto médico deseado, los profesionales le indicaron que el procedimiento debía extenderse hasta la rodilla.

La jubilada acató lo indicado por sus médicos y se sometió a la operación, pero al despertar en la habitación de la clínica privada se dio cuenta del gravísimo error: el cirujano a cargo del procedimiento quirúrgico había amputado la pierna equivocada, que estaba en buenas condiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *