Neuquén:Murió Brian Hernández, el menor baleado por un policía en un aparente caso de gatillo fácil

Elizabeth-mamá-de-BraianEl joven de 14 años fue desconectado por médicos del hospital Castro Rendón. Ayer recibió un disparo en la nuca cuando circulaba en un vehículo por el barrio San Lorenzo. El uniformado responsable del ataque fue identificado y quedó arrestado.

Brian Hernández, el joven de 14 años que recibió un disparo en la cabeza de parte de un efectivo policial en circunstancias que se investigan, falleció esta mañana en el hospital Castro Rendón en donde permanecía en gravísimo estado.

El ataque ocurrió ayer por la madrugada en el barrio San Lorenzo cuando siete amigos transitaban por la calle Casimiro Gómez en el auto que le habían sacado al padre de uno de ellos.

En el camino se cruzaron con un patrullero policial, desde el que quisieron identificarlos. Pero aceleraron y comenzaron a ser perseguidos. Minutos después, apareció otro móvil, que los esperó y desde el cual bajó un efectivo que desenfundó su arma reglamentaria y disparó. La bala atravesó la luneta del vehículo e impactó de lleno en la nuca Brian Hernández, de 14 años. El joven, fue trasladado al hospital regional en grave estado y falleció en la mañana de hoy.

El hecho ocurrió en las inmediaciones de las calles Avenida del Trabajador y Casimiro Gómez, alrededor de las 3. Los jóvenes, fueron demorados por la Policía luego de que el auto, una coupé Renault Fuego, fuera interceptado por los dos patrulleros. Iban siete adolescentes de los cuales a cinco trasladaron a la Comisaría del Menor; otro que sería mayor de edad y que iría al volante escapó;  y Brian, quien recibió el disparo.

La cúpula de la Policía repudió lo ocurrido. Al respecto, el subsecretario de Seguridad, Gustavo Pereyra dijo que  “Lo que indica normalmente la regla es que el disparo se efectúe de forma intimidatoria hacia el aire o a un neumático”.

“Éramos cinco, después buscamos a otro pibe en Gran Neuquén Norte y volvimos al barrio. Ahí vino otro que es mayor, y que pidió que dejemos manejarlo a él”, relató ayer a este diario uno de los adolescentes que iba en el auto, y cuya identidad se mantiene bajo reserva por ser menor de edad. “Fuimos a Cuenca XV y cuando volvíamos, nos cruzamos con un patrullero, que al vernos pegó la vuelta y empezó a seguirnos; ahí el pibe que manejaba aceleró y después apareció otro móvil de frente pero este pibe siguió acelerando”, recordó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *