Músicos contra la reforma contravencional «la música es trabajo, no delito»

El Poder Ejecutivo envió el 5 de Junio del 2018 el proyecto de ley N° PDLEY-2018-18-AIG

Con referencia: EX-2018-15628932 MGEYA-SSJUS PROYECTO DE LEY MODIFICACION CODIGO CONTRAVENCIONAL que ya está en discusión en la Comisión de Justicia de la Legislatura.

Dicho proyecto, entre la creación de contravenciones y aumento de penas para otras, en su artículo 10, redefine la contravención de RUIDOS MOLESTOS, y la persigue con dos herramientas nuevas, la denuncia anónima y la coacción directa por parte de la policía.

La norma sigue incluyendo la “normal tolerancia” como forma de diferenciar a la música del “ruido molesto”, definición que deja el criterio personal y subjetivo para criminalizar la música y los músicos. Más allá de que incluye unas líneas que dice “No constituye contravención el ensayo o práctica de música fuera de los horarios de descanso siempre que se utilicen dispositivos de amortiguación del sonido de los instrumentos o equipos, cuando ello fuera necesario”, poner como condición la utilización de “dispositivos de amortiguación del sonido”, una condición vaga y errónea, deja al músico en la indefensión, tanto en la calle cuando trabaja como músico callejero, en su casa cuando estudia o en su lugar de práctica.

El proyecto, en el artículo 18, incluye la posibilidad de que la denuncia contra el músico se pueda realizar en forma ANONIMA, y en el artículo 20 le devuelve a la policía la COACCION DIRECTA, lo que le permite detener al músico, secuestrar sus instrumentos con la sola mención de “una denuncia anónima”.

El proyecto aumenta sustancialmente las sanciones por esta contravención, con condenas económicas más altas, con más días de trabajo de utilidad pública, e impone arresto de hasta cinco días.

La norma también es de aplicación para los espacios de música en vivo, donde las sanciones por RUIDOS MOLESTOS, pueden llegar hasta $10.000 y diez días de clausura.

 

SI ESTE PROYECTO ES LEY, NINGÚN MÚSICO PODRÁ PRACTICAR, ENSAYAR, ESTUDIAR, O TRABAJAR; NI EN LA CALLE, NI EN SU CASA, NI EN SU SALA, NI EN CUALQUIER LUGAR HABILITADO PARA LA MÚSICA EN VIVO; SIN EL RIESGO DE SER DETENIDO Y SU INSTRUMENTO SECUESTRADO POR UN FUNCIONARIO POLICIAL QUE NO CUENTA MAS QUE CON UNA DENUNCIA ANÓNIMA BASADA EN LA “NORMAL TOLERANCIA” DE UN VECINO O TRANSEUNTE OCASIONAL.

 

Ante la urgencia y gravedad del tema, dirigimos nuestras gestiones ante funcionarios del poder ejecutivo, legisladores de todos los bloques y sus asesores. Coordinamos la unidad en la acción con otros sectores también perjudicados por la norma, como sindicatos, cámaras empresarias y organizaciones que representan a los músicos callejeros.

Entendemos la necesidad de ordenar el espacio público, de crear condiciones de convivencia pacífica de los ciudadanos, pero estas normas deben ser claras y precisas, principalmente las de materia penal, que no sólo atacan las condiciones laborales de los músicos, sino su propia libertad.

Es nuestra obligación como músicos, difundir y hacerle comprender a los compañeros las consecuencias de este proyecto en nuestra profesión, tanto para los músicos callejeros como el impacto en la fuente de trabajo formal, en la preparación profesional, y hasta en la práctica amateur.

Esta tarea debe ser una tarea de todos, cada compañero que entienda la peligrosidad de este proyecto, LA POSIBILIDAD DE IR PRESO POR TOCAR, debe explicar y difundir sus alcances entre sus compañeros más cercanos, este es un tema de fondo para el ejercicio de la profesión del músico.

 

 

SINDICATO ARGENTINO DE MÚSICOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *