Murió la actriz Mónica Galán

El mundo del espectáculo, de luto. Tenía 68 años. Participó en más de 30 películas y en éxitos televisivos como Malparida, Mujeres Asesinas y Buenos Vecinos. La Asociación Argentina de Actores confirmó la lamentable noticia.

La actriz Mónica Galán murió este martes, a los 68 años, a causa de un cáncer. De extensa carrera en la televisión y el cine, se había formado en la Escuela Nacional de Arte Dramático y se lució en programas como Malparida, Buenos vecinos y Mujeres asesinas.

Galán, que nació el 16 de octubre de 1950, le puso el cuerpo a más de 30 películas en el cine nacional, como La Mary, que fue su debut cinematográfico en 1974, al lado de Susana Giménez y Carlos Monzón; El lado oscuro del corazón, Dónde estás amor de mi vida que no te puedo encontrar y Quién dice que es fácil. También interpretó a Victoria Ocampo en Un amor de Borges. Su último filme fue en 2018, La otra piel, de Inés de Oliveira Cézar.

Mónica Galán fue de esas actrices que rindió bien tanto en el cine como en el teatro (pasó por el San Martín) y en la televisión. Su figura no contó con el estrellato y la fama tal vez merecidos, pero su imagen está asociada a cientos de escenas de filmes y telenovelas de las que formó parte. Es una de esas caras que el público, aunque no supiera su nombre, reconocía inmediatamente en una imagen. Y de eso dan cuenta la gran cantidad de filmaciones y grabaciones en los que participó.

Su talento fue requerido por directores de todos los ámbitos porque cualquier personaje que caía en sus manos iba a resultar jugoso. Se destacó por interpretar a varias villanas, sobre todo en ficciones de televisión.

Con ella, como con tantos actores y actrices que demuestran oficio de sobra, sucede el curioso fenómeno de estar siempre en las filas de “actriz secundaria”. Pero lejos de ser un título menor, ella supo darle la consistencia necesaria a cada uno de sus roles como para que resultara un condimento fundamental en cualquier historia. Fue de esas actrices que aportaba estructura y mucha identidad a todos sus personajes.

A lo largo de 40 años de carrera hizo de todo e interpretó a mujeres seductoras e intrigantes, a otras malvadas y calculadoras, y también a otras más comprensivas y contenedoras. Cualquiera de los rasgos lo encarnaba con la misma verdad.

Su debut televisivo fue con Tiempo cumplido (1987) y siguió con la novela infantil El árbol azul (1990). Continuó en Antonella (1992), éxito protagonizado por Andrea del Boca y Gustavo Bermúdez.

Desde la Asociación Argentina de Actores anunciaron ayer que el velatorio finalizará hoy a las 11 (en Casa Zucotti). Sus restos serán llevados al Panteón de Actores, del Cementerio de la Chacarita. Decenas de colegas, como Osvaldo Santoro y Jean Pierre Noher, entre otros, la despidieron desde las redes sociales con enorme cariño y respeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *