Multaron a HSBC por $30 millones y a joyería Richiardi por $100 mil por lavado de dinero

HSBC-y-RicciardiLa Unidad de Información Financiera multó al banco HSBC por no reportar una operación sospechosa de lavado de activos que realizara la Asociación Mutual de Panaderos Unidos del Tercer Milenio cinco años atrás. La multa a la joyería se debió porque en 2011 el organismo intentó supervisar los locales de la famosa casa y sus empleados les negaron el ingreso a los inspectores.

La Unidad de Información Financiera (UIF) multó al banco HSBC por más de $30 millones y a la joyería Richiardi por un monto de $100 mil, en sendas operaciones sospechosas de lavado de dinero, se informó.

En el primer caso, indicó la UIF, las actuaciones se originaron tras la apertura de un sumario con el objeto de deslindar las responsabilidades de HSBC Bank Argentina S.A. y sus responsables por no reportar una operación sospechosa de lavado de activos que realizara la Asociación Mutual de Panaderos Unidos del Tercer Milenio en 2007, por un monto superior a los 15 millones de pesos.

Esa entidad «no contaba con un perfil que le permitiera justificar el origen del dinero ni el monto de las operaciones señaladas, ni el banco poseía en los legajos de dicho cliente los balances necesarios para determinar su perfil», precisó la UIF.

Por otro lado, aclaró, el HSBC reportó las operaciones «dos años y medio después de realizadas, luego de haber recibido un requerimiento por parte de la UIF y por aproximadamente 10 millones de pesos menos de lo que debió haber reportado».

Por ello, la UIF concluyó que «la entidad bancaria no cumplió con las obligaciones emergentes del artículo 21 de la Ley 25.246 y modificatorias» y resolvió multar al oficial de cumplimiento y al banco por un total de más de 30 millones de pesos.

En otro orden, el organismo a cargo de José Sbattella impuso una multa de $100.000 a “Joyerías Richiardi” y a su dueño, Jeffrey Alberto Benzadon.

El expediente que terminó en sanción se originó luego de que en 2011 el organismo intentara supervisar los locales de la famosa joyería y sus empleados les negaran el ingreso a los inspectores.

Tras obtener una orden judicial de allanamiento, logró secuestrar documental y otros elementos probatorios que permitieron la apertura del sumario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *