Mónica Guirelli sigue sumando críticas de los vecinos por la seguridad

Pasan los días y las críticas de los vecinos contra la recuperada secretaria de seguridad Mónica Ghirelli no paran de inundar las redes sociales y ser un tema de debate en los barrios, por la situación generalizada de inseguridad que se vive en los barrios de Avellaneda.

Insistimos en que el intendente Jorge Ferraresi se equivoca en volver a dejar la seguridad en manos de una mujer que no está capacitada y que con los años ha mostrado un deterioro en la manera de socializar con los vecinos, teniendo en el último tiempo una conducta agresiva y desequilibrada al momento de responder a preguntas lógicas.

Barrios de Sarandí, especialmente los que están cercanos a las Plazas San Martín y Mariano Moreno se encuentran cansados de reclamar seguridad, pero peor, hartos de ser asaltados de manera violenta, uno de los puntos más críticos por los robos es la intersección de Roca y Bereguinstein, Argañaráz e Irirarte, Iriarte y Núñez, Gutiérrez y Sande por citar unos ejemplos.

Por la zona de Gerli la cosa se ha puesto complicada, los vecinos están cansados de las motos y sus explosiones, de autos acelerando y en exceso de velocidad poniendo en riesgo a todos, de la existencia de seudo talleres que son pantalla de otras actividades ilícitos, la venta de drogas, la falta de controles en parrillas improvisadas donde los ruidos molestos no tienen feriado ni horarios, la Plaza de la Conquistadora que ha sido copada por bandas de menores en la mayoría de los casos que circulan en motos robadas, se emborrachan, se drogan y tienen sexo en una plaza que se supone es para diversión de los niños.

Por el barrio de Piñeiro la situación es muy similar, locales que no reúnen requisitos mínimos para la actividad, ocupan la vereda y parte de la calle sin problemas. Abuso de drogas y muchos jóvenes que aprovechan ese libertinaje y vale todo para pasear y delinquir tranquilos por Piñeiro. Casas tomadas, desarmaderos son otros de los problemas que afectan a la seguridad de la gente de bien.

Por las inmedicaciones de Villa Tranquila es una zona de desastre, robos violentos, robos de vehículos, robos de compras por redes sociales donde se pactan encuentros, robos a choferes de UBER, drogas, impunidad.

En todos los casos, la crítica a Ghirelli es el mal funcionamiento del Centro de Monitoreo Municipal, porque las cámaras o bien o funcionan o no detectan las actividades ilícitos, afectando gravemente la prevención.

También existe una evidente falta de coordinación con las autoridades policiales y un manejo arbitrario e ineficiente de la Policía Local, un ejemplo de esto y que seguramente muchos vecinos ignoran, dos móviles que deben recorrer Gerli, fueron reasignados a la zona de Piñeiro para apuntalar la nueva gestión del jefe de la comisaría 2da, pero solo desde lo visual, es decir, se envían recursos para la foto, pero no hay intenciones de combatir el delito, mucho menos sus causas o lo que atrae a los delincuentes.

El intendente Jorge Ferraresi ha tenido malas decisiones al armar su nuevo equipo, en lugar de un gabinete eficiente y con diálogo prefirió a militantes de sus agrupaciones, reconociendo que prefería la militancia a la capacidad y estos son los resultados, incluso ha perdido fuerza en las elecciones siendo uno de los intendentes kirchneristas con peor performance y al ser su último mandato no se vislumbra ninguno con capacidad de generar interés en los vecinos, es incomprensible las medidas de Ferraresi en alguien inteligente que no es lo mismo que formado, es evidente que Jorge Ferraresi arrastra muchas limitaciones desde lo emocional que impiden tengo una visión amplia, parecería que lo poco bueno en Avellaneda se terminará con su mandato, lo que confirma su personalidad egocéntrica y testaruda que ha demostrado en sus años de gestión, siendo el peor enemigo de Ferraresi él mismo.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *