Bestial episodio sacude a la localidad de Panambí, en Misiones. Siete jóvenes en estado de ebriedad, accedieron carnalmente a una agricultora, la abusaron con una botella, quemaron con cigarrillos y hasta captaron las imágenes con sus teléfonos móviles.

Cuatro menores y tres jóvenes mayores bajo amenazas y violencia abusaron sexualmente de una agricultora de 26 años, a quien además le produjeron quemaduras con cigarrillos en su brazo y le introdujeron una botella en la zona vaginal.

El salvaje suceso ocurrió en el Puerto de Panambí, en Misiones, y fue denunciado por la misma víctima quien estaba atemorizada por las amenazas que recibió.

Tras un rápido operativo la policía local detuvo a cuatro menores todos de 16 años y a dos jóvenes de 20 y 21 años. Hay un séptimo prófugo que ya esta identificado.

De acuerdo a lo que informa Misiones Online, la joven, quien reside en la zona rural del municipio, estaba en compañía de un muchacho a quien conoce del pueblo compartiendo una cerveza.

El sujeto luego la llevó, ya en contra de su voluntad, hasta un bar que esta en la zona del Puerto y ante la presencia del propietario la sometió sexualmente.

De allí la tomó y se fueron hasta una zona oscura sobre la avenida José María Sobral, a unos 400 metros del comercio, donde estaban otros jóvenes masculinos, que por su manera de conducirse evidenciaban estar bajo los efectos del alcohol.

En la ocasión comenzaron a entretenerse con la mujer, tocando sus partes íntimas y provocándole quemaduras en su brazo con los cigarrillos. Más tarde la tomaron por sorpresa, la desvistieron y de a uno la fueron sometiendo sexualmente hasta el punto en que uno le introdujo una botella en la zona genital.

Todo el accionar de los abusadores era registrado a través de sus teléfonos celulares. Pasadas unas horas los depravados escaparon y la víctima por medios propios se fue caminando a su casa.

Ayer en horas de la tarde y tras el valioso aporte de algunos testigos, la policía local tomó conocimiento y llegó hasta el domicilio de la víctima, quien relató que no quería denunciar porque había sido amenazada.

Finalmente decidió contar todo, conociéndose a través de informe médico que presentaba excoriaciones en sus brazos, pequeñas quemaduras en su brazo derecho y evidencias de haber sido abusada.

Una vez recibida la denuncia se montó un rápido y sorpresivo operativo policial que derivó con la detención de los sospechosos. Se trata de cuatro menores todos de 16 años, dos jóvenes de 20 y 21 y como sospechoso el dueño del bar un hombre mayor que luego recuperó su libertad.

Los malvivientes fueron alojados en distintas comisarías de Oberá a disposición de la justicia de instrucción Dos y de la Correccional y de Menores.

En el lugar donde habría ocurrido el hecho, se incautó una botella de vidrio de vino y colillas de cigarrillos que serán sometidos a la pericia.

La causa lleva la caratula de delito contra la integridad sexual con acceso carnal agravado.