Miriam Graiño, más sucia que una papa

UCR-patota-HCD-02 Una vez más la concejal por la UCR, Miriam Graiño, ha salido a respaldar la decisión del ejecutivo de traspasar el Hospital de Wilde a la jurisdicción de la Gobernación de Buenos Aires, intentando justificar su voto oficialista y el del concejal Rodrigo Galetovich, otro de los impresentables levanta mano.

Ahora al parecer los llamados y las reuniones entre la concejal y el medio La Tercera, parece que ha dado sus frutos, ya que el medio le dedica una hoja  completa para que la concejal se despache en teorías conspirativas.

Analicemos las bolufrases de la concejal que preside la comisión de salud del HCD, aunque no lo parezca:

La verdad es que aún no fui notificada sobre alguna presentación de los conce¬jales ante la justicia. Pero si así es, debemos ir. No sé realmente qué denuncias hay ni en qué se basan sobre este proyecto.”

Bueno son varios los testimonios que hacen referencia a un “trueque” entre algunos concejales de la oposición y el oficialismo.

“No sé en qué se basaran las denuncias –que dieron motivo a la medida cautelar dispuesta por el Juzgado 9-. No me llegó nada a mis manos”, indicó Graiño, pero a su vez reafirmó que su voto a favor del convenio presentado por el Ejecutivo para el traspaso a Provincia “fue una decisión a la que arribó la UCR”.

“Nuestro bloque -banca que comparte con Rodrigo Galetovich- estuvo con el tema de la provincialización y nuestro voto estuvo sustentado en base a una decisión partidaria. Fue un tema debatido, no fue una decisión imparcial o autoritaria. Fue a raíz de un largo debate. Escuchamos muchas opiniones. Tuvimos un plenario del que participaron nuestros 15 circuitos. Hubo plenaristas, el presidente de la UCR incluyendo al de la juventud. En ese marco se tomo la decisión de apoyar.”

La concejal sigue tratando de justificar su conducta injustificable, sabe que tanto ella como Galetovich son repudiados y mal vistos por la mayoría de los vecinos. Su afirmación no deja de ser preocupante, reconocer públicamente que votaron por una decisión del partido radical, en lugar de hacerlo por el bien de los vecinos que deberían representar por sobre el partido es reconocer la forma en que se hace política en Avellaneda.

“No sé cuál será la decisión de la Justicia sobre la situación del Hospital de Wilde. Pienso que se deben dar debates. Es algo que planteamos desde la Unión Cívica Radical. Yo planteé en el partido que la salud se debe basar en torno a la atención primaria, que es algo de lo que se debe hacer cargo el municipio y Provincia debe hacerlo con la salud de complejidad. Nosotros analizamos eso”.

Miente cuando afirma que las decisiones se tomaron buscando que el municipio se ocupe de la salud primaria y el resto debe corresponder a la provincia, y compartimos el criterio de que se debían haber dado varios debates antes de tomar una medida de este tipo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *