Mayra Mendoza, mal asesorada y generando repudio de los vecinos

La intendenta del partido de Quilmes, Mayra Mendoza, sigue generando más repudios que agradecimientos entre los vecinos del partido que gobierna y al parecer, su equipo de trabajo no entiende la realidad local.

Desde antes del arriba de Martiniano Molina, la inseguridad en Quilmes era uno de los temas más preocupantes, a pesar de ello, poco se hizo por mejorar la seguridad y a un alto nivel de corrupción policial, se sumaron la ineficiencia de los jefes que se designaron para las jefaturas.

Para empeorar las cosas, Molina no acertó en la designación de un secretario de seguridad y pasó de una vecina que agitaba a sus vecinos por las redes sociales sin comprender nada del tema a un supuesto experto que demostró ser una farsa aumentando los delitos y el descontrol.

Este domingo Mayra Mendoza se mostró en las redes sociales mientras verificaba importes de productos como parte de la campaña del Frente de Todos  y del programa Precios Cuidados.

“Al igual que el Domingo pasado hoy estuve en un hipermercado de Quilmes controlando los Precios Cuidados. Hacerlo es un acto de profunda solidaridad social porque nos cuidamos mutuamente como miembros de una comunidad, pero fundamentalmente contribuimos al cuidado del bolsillo de la clase media, de los asalariados, del pueblo trabajador”, escribió Mendoza.

“Si todavía no te bajaste la aplicación, ya podrías (sic) hacerlo y entre todxs aportar para poner a la Argentina de pie. Desde la municipalidad vamos a acompañar en la realización de estos controles para garantizar la correcta implementación del programa en todo Quilmes”, finalizó la intendenta.

Este tipo de acciones políticas ridículas son contraproducentes y suelen volverse en contra de los políticos, de poco alivio es para la seguridad y la calidad de vida de los ciudadanos que el aceite no aumente 5 pesos, si mientras se dirige al trabajo es asaltado o asesinado, en cualquiera de las dos situaciones habituales, la pérdida económica es considerable y la vida no se puede reproducir.

Es una decepción para el votante que los funcionarios jóvenes no tengan la mínima idea de la prioridad de sus necesidades, para muchos el trabajo, porque así como es más caro ser víctima de la inseguridad, de poco sirve un precio cuidado sin un trabajo que permita pagar los alimentos.

Cosas de la política, se preocupan más de la foto en las redes sociales que de asumir un compromiso real con los vecinos.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *