Maximiliano Galucci el nuevo «chirolita» de CAMBIEMOS

 Maximiliano Galucci, el concejal de CAMBIEMOS por Avellaneda, salió a criticar a la gestión de Jorge Ferraresi por la seguridad en el partido, pero terminó demostrando que del tema no solo no sabe nada, sino que es un mitómano rentado que solo intenta llevar agua para su molino.

Pocas cosas hacen que una persona no sea confiable para nadie, una de esas, es la de adecuar el discurso según quien tenga la billetera, así, el ex camporista Maximiliano Galucci, hoy abrazando al PRO y bajo las faldas de su protectora Gladys González, debería llamarse a silencio si no tiene nada bueno para aportar a la miserable política local.

“en Avellaneda, por ejemplo, no hay una política de seguridad seria y clara si se compara con un distrito como Lanús”.

El concejal por respeto a los vecinos, debería buscar ejemplos serios o bien informarse, ya que Lanús sigue siendo uno de los municipios con más delitos de la provincia a pesar de que a diferencia del resto de los municipios tiene varias fuerzas federales recorriendo las calles, algo diferente a lo que hace Prefectura en Avellaneda que son controles estáticos y un 20% de prevención móvil, en Lanús recorren las calles no solo patrullas de Gendarmería, Prefectura y la PFA, sino también motos, también el municipio sigue recibiendo aportes para la Policía Local y un refuerzo de móviles y equipos para la Policía de la Provincia de Buenos Aires, así que su ejemplo además de falso es tendencioso. Sí es cierto que Avellaneda no posee una política de seguridad seria, por una decisión caprichosa del intendente.

“la seguridad no pasa solo por las fuerzas de seguridad sino que el sistema de seguridad se hace gran parte con el poder de la gestión municipal”

Su comentario revela las pavadas que puede llegar a decir un político sin méritos propios, reconocer que la seguridad se hace en gran parte con el poder de la gestión municipal es avalar lo que él y su partido critican y es el rechazo del traspaso de la Policía Local a los municipios, este muchachito necesita asesores antes de abrir la boca creyendo que es un iluminado porque le faltan algunas luces. Tampoco explica su frase en cuanto a la forma en que los municipios sin fuerzas de seguridad propia podrían delinear estrategias de seguridad.

Curiosamente el concejal omite informar a los vecinos uno de los motivos del crecimiento del delito en Avellaneda y que tiene que ver con una forma de hacer política apelando a «militantes» rentados en los sectores más vulnerables y que varios de esos «militantes» como contrapartida entre los  beneficios incluye el de que se hagan gestiones para mejorar su situación judicial cuando son imputados por algún delito, algo que Galucci no desconoce ya que formó parte de La Cámpora, ¿será ese el motivo por el cuál no habla de algunas cosas?.

Señor concejal, por respeto a los vecinos, cuando haga una critica primero diga la verdad, si no sabe primero busque información, pero por sobre todo, tenga memoria.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *