Mauro Martín burló la policía federal y las medidas del Ministerio de Seguridad

Parecía que el jefe de la barra brava de Boca no iba a poder evitar el derecho de admisión, pero al final se las ingenió para ingresar al estadio o fue un hecho más de corrupción?.

Lo habían identificado y parecía que no iba a poder burlar el derecho de admisión que pesa sobre él, pero Mauro Martín se las ingenió para entrar al estadio Monumental y en el segundo tiempo vio el River-Boca desde la popular destinada a los hinchas xeneizes.

El jefe de la barra de Boca, que en la previa del superclásico se sacó una foto con el francés Eric Cantona, fue identificado luego de ser sometido al Sistema de Acceso Biométrico a los Espectáculos Deportivos (Sabed) y había sido demorado  por la policía en la puerta del estadio, pero finalmente pudo entrar vestido con un buzo de la Selección, informó Olé.

La agresión a la seguridad privada. La barra brava xeneize ya tiene elaborada la estrategia defensiva ante la eventualidad de una indagatoria judicial, en la que acusará a los agentes de seguridad privada de originar los disturbios durante el superclásico, que dejaron 25 heridos, y atribuir a hinchas “comunes” xeneizes la agresión a los guardias, enardecidos por lo que consideraron una “provocación”.

Los barras dirán que fueron ellos quienes evitaron que los guardias privados siguieran sufriendo castigo, y que les hicieron un cordón humano para que pudieran retirarse de la tribuna.

Hay dos elementos que ayudarían a la identificación de los agresores: por un lado las filmaciones y fotos publicadas y supuestamente de la seguridad federal, y el hecho de que sólo se vendieron entradas a socios de Boca, es decir que las fotografías y datos filiatorios de los atacantes de los guardias estarían en la sede del club.

Según el relato que preparan, cuando se produjo el segundo gol de River uno de los efectivos identificados con pecheras verdes fosforescentes festejó, lo que motivó que un grupo de hinchas que estaban a un costado de la barra los increparan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *