María Laura Garibaldi, falta vergüenza y trabajo en la Defensoría del Pueblo de Avellaneda

Mientras cientos de vecinos se quejan de la falta de apoyo por parte de la Defensoría del Pueblo de Avellaneda que encabeza María Laura Garibaldi, entre los que hay un fuerte reclamo por los montos de la TAS y los ítems que el municipio en forma ilegal cobra, ya que no se respeta el monto aprobado en el HCD, la «defensora» continúa con su política de viajes y representaciones que nada aportan a los vecinos de Avellaneda.

Por si fuera poco, al igual que Sebastián Vinagre, anterior «defensor» que solo ostentaba el cargo para cobrar su sueldo, Garibaldi apela a la publicidad personal, utilizando los medios con pauta locales para figurar en una foto junto a otros defensores, cobrando gastos de viáticos, representación y refrigerio, dejando la defensoría como una maqueta donde los empleados presentes no pueden resolver ninguna cuestión y el adjunto si alguien lo encuentra se gana un premio.

Los millonarios recursos destinados a la Defensoría del Pueblo no se justifican si tenemos en cuenta el trabajo que esta realiza, en la mayoría de los expedientes que son muy pocos, terminan siendo derivados a la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires invocando jurisdicción o competencia, una práctica de la que abuso Vinagre como defensor, lo que no podía rechazar lo derivaba.

En el caso de la Defensoría del Pueblo de Avellaneda, la independiencia que debería esta poseer no es tal, ya para que se apruebe la partida para la institución, deben contar con el apoyo de la mayoría de los concejales y en eso el oficialismo tiene la «batuta», así el número del presupuesto a aprobar depende de lo satisfecho que se encuentre el intendente con el trabajo del defensor, así como se creó el cargo de la directora de transparencia para justificar gastos, pero que en la práctica la directora no solo no concurre al Palacio Municipal a la oficina que supuestamente posee en la Secretaría de Legal y Técnica, sino que no ha hecho nada que justifique su cargo, María Laura Garibaldi como defensora es un gran fraude.

La invito a Garibaldi a que se informe sobre los reclamos de los vecinos, para eso paga prensa y además tiene a un encargado de prensa de la defensoría que por cierto hace muy mal su trabajo, bien podría contarle el run run de los vecinos, bien podría usted concurrir a la defensoría y resrervar gastos para atender los reclamos de los vecinos, cuesta creer que alguien que ha vivido en la política y de la política no sepa o no tenga la cintura para hacer su trabajo y no incomodar al intendente.

Como dice el título, falta vergüenza y trabajo, explíquenos a los vecinos los beneficios de sus viajes, los logros que representan su presencia en esas reuniones a las que asiste incluso en otras provincias, porque de lo contrario hubiera negociado el cargo de secretaria de turismo del municipio si lo suyo pasa por viajar.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *