Marcelo Alejandro Fisicaro suma quejas y reclamos

Definir a Marcelo A. Fisicaro es complicado, quizás la mejor definición sea la propia cuando se define «Militante, con todo lo que significa. Peronista y Ferraresista».

Y es que el intendente Jorge Ferraresi en un discurso tuvo la picardía de asegurar que él prefiere en su gestión a militantes por sobre funcionarios con formación y capacidad, así sabiendo la calidad de muchos de los funcionarios que se rodeo dejó en claro su decisión personal y marcar que quien manda hace lo que quiere, aún cuando esas designaciones perjudiquen a los vecinos que dice representar y cuidar.

Centrándonos en Fisicaro, este sin dudas debe besar el suelo por donde Ferraresi camina y aplaudir como una foca cualquier sonido que de la boca del intendente salgo, hasta los eructos, solo así se entiende que un mediocre abogado, mediocre funcionario con limitaciones evidentes pueda tener un cargo de subsecretario y peor aún ser el responsable de la Subsecretaria de Defensa al Consumidor y Lealtad Comercial.

Si bien es común que los políticos sin distinción de partidos han designado a cualquier mamarracho en cargos donde se necesitaba a un profesional, en el caso de Ferraresi su sincericidio es además expresado con orgullo, lo que hace dudar de las buenas intenciones del intendente.

A Fisicaro me tocó conocerlo personalmente hace ya varios años, cuando comenzaba a disfrutar de los beneficios de «pertenecer», recuerdo que era un muchacho simpático, desaliñado, pero «gauchito» con el intendente Jorge Ferraresi, referente de la agrupación política y sin tener cargo alguno en el municipio Fisicaro usaba un auto de la flota municipal de esos que no llevan identificación y que los vecinos desconocemos pertenecen al municipio, es decir, un auto asignado a un militante del que los vecinos pagamos combustible y mantenimiento.

Tanto Ferraresi como Fisicaro saben que esas conductas habituales en la política son actos de corrupción y en un país con justicia seria y transparente constituye un delito, podría enumerar los viajes a la Costa, pero el punto ahora es que Fisicaro, fue ascendiendo sin mérito alguno en el municipio hasta ser Subsecretario y estar a cargo de Defensa al Consumidor.

Por estos días, con la cuarentena obligatoria y una economía más difícil, los abusos de algunos comercios también llegaron a Avellaneda, así los vecinos se encontraron con la ausencia de intervención de parte del municipio, que para justificar que hacen algo publicaron tres intervenciones por denuncias, pero al parecer tienen las redes sociales solo para el autobombo y no para leer e informarse de los reclamos y denuncias de los vecinos.

Desde la Subsecretaria la información es muy pobre a los vecinos,

Por causales de público conocimiento, solo se atenderán reclamos vía telefónica a los teléfonos 4222-9030 / 5227-7180 o al 08007774368
o vía email a defconsumidoravellaneda@gmail.com
DE 8 A 14 HS DE LUNES A VIERNES

📱 solo Whatsapp 15 2431-9201 (Las 24 horas)

Señor intendente Jorge Ferraresi, no le parece que una buena forma de demostrar que los militantes pueden superar a los que tienen formación es trabajando?, porque a Fisicaro, su ahijado político Chornobroff y el impresentable de Marcelo Rey, solo se los ha visto para las fotos en las redes sociales controlar grandes comercios, incluso los Cuidadores Ciudadanos que ya hacían muy poco para justificar un sueldo con la cuarentena han reducido su trabajo y recorridas.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *