Mar del Plata: Huelga de municipales en el inicio de la temporada

Por el reclamo a la gestión del intendente de Carlos Arroyo, pidiendo un aumento salarial desde año pasado, no se están realizando controles de alcoholemia, estacionamiento y radares en la etapa más concurrida del año para la ciudad costera.

Una medida de fuerza de los trabajadores municipales se extiende desde hace más de un mes en la ciudad y mantiene a la «La Feliz» en vilo. Como consecuencia de la medida, no hay grúas que pueden llevarse el auto de turistas o marplatenses, no hay quienes labren infracciones a los conductores que infringen normas y los centros de salud atienden pero solo las guardias. El mantenimiento de las plazas se logra con esfuerzo de alguna ONG que presta sus servicios.

La medida de fuerza tomada por estos trabajadores se debe a un reclamo gremial que se manifiesta de manera reiterada en paros, marchas y cese de actividades como la de retención de tareas donde el trabajador asiste al lugar de trabajo pero no atiende obligaciones como parte de la protesta.

El origen de esta dispusta entre municipales y la intendencia lleva más de tres años, coincidiendo con la fecha en que Carlos Fernando Arroyo asumió el poder de la intendencia. Desde el 2015 las quejas por falta de aumento de sueldo y una visible desmejora en la ciudad, no han parado.

La última propuesta de mejora salarial, que consiste en aplicar un aumento del 14% retroactivo a diciembre, tuvo lugar el último viernes pero fue rechazada por el Sindicato de Trabajadores Municipales.

La medida de fuerza le significa al municipio una pérdida importante de ingresos ya que no hay personal que pueda fiscalizar que los vehículos de cientos de turistas o ciudadanos locales, abonen por estacionamiento medido y tampoco hay quienes emitan boletas de multa si alguno conductor infringe alguna norma.

En el cementerio municipal también se hace sentir esta medida, al no haber obreros disponibles las sepulturas se vuelven todo un tema.

También la Orquesta Sinfónica Municipal sufre las consecuencias debiendo suspender una función. En la próxima semana, delegados se reunirán para ver como avanzan ante esta problemática.

En busca de una solución al conflicto, el gobierno provincial intentó mediar convocando a una reunión en La Plata que no obtuvo éxito.

La tensión entre los trabajadores municipales y Arroyo sigue en aumento y el Ministerio de Gobierno bonaerense debió intervenir para extender vigencia de carnets de conducir vencidos y que no pudieron ser renovados.

Por el momento el gremio a cargo de Antonio Gilardi no está cerca de aceptar ninguna oferta ya que se niegan a cerrar una paritaria que se aleje de los números inflacionarios de 2018. Los municipales no solo reclaman un mejor salario, además exigen: pase a planta de personal contratado, pago de vacaciones a municipales jubilados y la restitución de una bonificación a docentes municipales que se les retiró.

El conflicto entre el intendente Arroyo y municipales parece que será protagonista de la temporada, mientras que los marplatenses y los turistas que llegaron y llegarán durante el verano son los principales afectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *