Mar del Plata: Entró a audiencia y amenazó a punta de pistola a secretaria judicial

  El hecho se registró en un juzgado civil y comercial de Mar del Plata, durante una conciliación en la que se negó a firmar un acuerdo por deuda de expensas. El sujeto sacó un revólver para amenazar a la empleada del Juzgado Civil y Comercial 7 y luego fue detenido.

Un hombre amenazó con un arma de fuego a una secretaria judicial en plena audiencia y fue detenido. Marcos Filiberti (59), quien había sido demandado por incumplimiento en el pago de expensas y en plena audiencia de conciliación amenazó con un revólver a la secretaria del Juzgado Civil y Comercial 7 de la ciudad.

El incidente se produjo poco antes del mediodía en el segundo piso de los tribunales ubicados en Almirante Brown 2257, en el macrocentro de la ciudad, mientras el hombre se encontraba junto a su defensor y a la parte demandante en el despacho de Arnaud para suscribir un acuerdo.

El hombre se negó a firmar la conciliación para saldar su deuda y a continuación desenfundó el arma y apuntó a la secretaria.

En ese momento, la funcionaria salió corriendo de su despacho y cruzó el pasillo que conecta con la oficina de la jueza Daniela Valeria Basso, donde se realizaba otra audiencia por una sucesión.

En el despacho de Basso se encontraban casualmente dos agentes penitenciarios, porque uno de los herederos intervinientes en el caso llevado adelante en ese momento por la magistrada es un preso de la Unidad 15 de Batán.

Basso ordenó a uno de los uniformados que redujera al hombre armado, mientras el otro permaneció custodiando a la secretaria y al resto de los presentes.

El efectivo logró quitarle el arma, que contenía cinco proyectiles, y el hombre fue reducido sin oponer mayor resistencia.

«Si no hubieran estado de casualidad esos dos efectivos hubiéramos quedado todos de rehén, porque el único agente armado en todo el edificio está en la planta baja”, dijo un letrado presente en ese momento.

El atacante fue trasladado inmediatamente a la Alcaidía de Batán, imputado por “amenazas calificadas por el uso de arma de fuego” y “portación de arma de fuego de uso civil”, y mañana podría declarar ante la fiscal de Flagrancia, Florencia Salas.

Ante este hecho, el Colegio de Magistrados de la ciudad emitió un comunicado en el que repudió este hecho y aseguró que “no llegó a mayores por el azar del destino”.

El su escrito, la entidad exigió además que “se provea de suficiente personal de custodia, dispongan de cámaras de seguridad y detectores de metales, entre otras, para que se puedan prevenir situaciones de estas características”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *