Maia Lata y la estupidez política

Maia-Lata-gestoUna vez más, la concejal Maia Grisel Lata, recurre a la estupidez política, al asegurar que el 80% de los vecinos está conforme con la gestión del intendente Jorge Ferraresi y el aumento de la tasa que ronda el 40%, ya que según la concejal, si el vecino no estuviera de acuerdo no pagaría los impuestos?.

Parecería que la concejal que saltó del socialismo al FPV, con el único fin de asegurarse la renovación de su banca y de esta forma sostener la estructura militante que apoya su política, sin ponerse colorada, con una total hipocresía, la concejal evita en las declaraciones a los medios de prensa con pauta oficial, ya que no responde ni brinda entrevistas a los medios que sienten curiosidad por muchas cuestiones de su gestión y la forma de hacer política de la concejal.

Algunas de las cuestiones que la concejal debería explicar son su participación en la toma del salón vecinal de Gerli al que ahora denominan «Centro Cultura Juana Azurduy», cuestión de la que ninguno de los funcionarios involucrados a podido explicar la legalidad del acto, oportunamente Mauro Battafarano se había comprometido a explicar lo ocurrido pero luego se hizo negar a los llamados y nunca respondió, el abogado de la agrupación del intendente Ferraresi Marcelo Alejandro Fisicaro al que los ocupantes indicaron como el que avaló el ingreso rompiendo candados y apropiándose de muebles y elementos comprados por los vecinos también se excusó de ser el responsable y deslindó que la responsabilidad era de un dictamen de la subsecretaria de Legal y Técnica del municipio, pero el responsable de la misma se defendió aclarando que ellos solo hacen dictámenes con sugerencias de ninguna manera pueden ordenas medidas de ese tipo que son exclusivas de la justicia ordinaria. Tampoco la concela Lata quiso explicar las pautas para el medio periodístico que junto a su novio producen con financiamiento de la UNDAV, a pesar de que el medio no emite factura sino  por medio de un tercero, hecho que es irregular según los requisitos de los proveedores del Estado teniendo en cuenta que se trata de una universidad pública. No explicó la inclusión de familiares, empleados y familiares en el ACUMAR a pesar de que existían incompatibilidades.

Miente la concejal al asegurar que el intendente cumplió su promeso de una obra por día, ya que o a la semana del FPV le faltan días o bien la promesa quedó en solo eso una promesa.

Sería muy bueno para todos los vecinos que Maia Lata dejé de subestimar el conocimiento de todos, que termine de decir estupideces como si los vecinos fueramos tarados y que nos pueden vender espejitos de colores.

Pero no menos cierto es que los vecinos pueden votar mejor y no depositar su futuro en estos impresentables políticos, la cuestión complicada es que en Avellaneda falta una oposición seria, ya se ha visto que el CAMBIO del PRO local, es una bolsa de gatos, donde ni siquiera han podido mantener la unidad o un criterio uniforme, sin olvidar el papelón del concejal Daniel Lewicki detenido por circular de contramano borracho por el barrio capitalino de Constitución y negarse al control policial amenanzando a los policías y abusando de sus cargos políticos.

Una lástima que una joven política haya por avaricia despilfarrado su futuro político y traicionado varias veces a sus votantes.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *