Luján: Nutrida presencia de intendentes en la marcha

Los intendentes de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, de Almirante Brown, Mariano Cascallares, y de Avellaneda, Jorge Ferraresi, acompañaron a los gremios y movimientos sociales que participaron este sábado al mediodía de una Misa Ecuménica por Paz, Pan y Trabajo, en la Basílica de Luján.

Entre los dirigentes políticos se destacaron también las presencias del ex secretario de Comercio Guillermo Moreno, los diputados nacionales Daniel Scioli, Felipe Solá, Fernando Espinoza y Eduardo “Wado” De Pedro.
En el frente del altar también participó la plana mayor de los intendentes justicialistas de conurbano bonaerense, como el presidente del PJ Bonaerense, Gustavo Menéndez (Merlo), Verónica Magario (La Matanza), Gabriel Katopodis (San Martín), Juan Zabaleta (Hurlingham), Ariel Sujarchuk (Escobar), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Jorge Ferraresi (Avellaneda), además del ex candidato a gobernador bonaerense Julián Domínguez, oriundo de Chacabuco.

La misa fue organizada en conjunto entre la Pastoral Social, que conduce el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones, y el dirigente de Camioneros y líder del Frente Sindical, Hugo Moyano.

En la misa que celebró arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, dijo hoy que “el futuro de la Nación no está únicamente en manos de los dirigentes: está fundamentalmente en manos de nuestro pueblo”, y remarcó también que “nuestro pueblo debe ser artífice de su propio destino y no quiere tutelajes, ni injerencias donde el más fuerte subordina al más débil”.

Moyano, junto a su hijo Pablo, gremialistas opositores al Gobierno, dirigentes políticos y de organizaciones sociales participaron de la misa denominada “por pan, paz y trabajo” desde la primera fila de un escenario montado en el frente de la emblemática Basílica de Luján.

“Si realmente queremos un cambio positivo tenemos que asumir humildemente nuestra sana interdependencia. Pero interacción no es nunca sinónimo de imposición. El futuro de la Nación no está únicamente en manos de los dirigentes: está fundamentalmente en manos de nuestro pueblo, en su capacidad de organizarse para lograr este proceso de auténtico cambio”, completó Radrizzani en su homilía.

“No nos dejemos robar el entusiasmo. No nos dejemos robar la esperanza. No nos dejemos robar la alegría permanente. No nos dejemos robar la comunidad”, añadió.

Pablo Moyano, minutos antes de comenzar la misa, afirmó que la convocatoria era “distinta a la que estamos acostumbrados”, porque abarca a “diferentes sectores”, y deseó que “el Presidente (Mauricio Macri) escuche el mensaje que daremos en conjunto con la Iglesia”.

Advirtió también que “cuando intenten sacar la reforma laboral volveremos a la calle con todos los sectores, como con la previsional, en diciembre pasado; estén o no los Moyano, los trabajadores van a seguir defendiendo sus derechos”.
Además de los Moyano, ocuparon las primeras filas frente a la Basílica los sindicalistas del llamado Frente Sindical para el Modelo Nacional, como Omar Plaini (Canillitas), Ricardo Pignanelli (Smata), Sergio Palazzo (bancarios), Hugo Yasky (CTA), Roberto Baradel (Suteba) y Néstor Segovia (metrodelegados).

También estuvo el ex premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, Gustavo Vera (La Alameda) y Juan Grabois (CTEP).

Al finalizar la misa, hubo una invocación interreligiosa que realizaron un evangélico, un judío y un musulmán, mientras que una mujer leyó la Oración por la Patria, que los obispos redactaron con motivo de la crisis de 2001.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *