Los telos y el sexo en crisis

Uno de los puntos que menos se mencionan en los medios, cuando se habla de la crisis económica es el sexo, algo tan necesario para una vida sana y equilibrada.

Uno de los negocios rentables durante años fueron los albergues transitorios, que dependiendo de la zona variaban en el costo de los turnos y el confort, pero que incluso en barrios muy pobres y alejados fueron inversiones exitosas, Quilmes Oeste, por dar un ejemplo tenía la mayor cantidad de Albergues Transitorios o Telos, compitiendo con la zona norte y sus hoteles cercanos a la Panamericana.

El psicólogo Juan Manuel Brindisi, adaptando aquella mítica frase de Bill Clinton. Corta: la economía del billete es un reflejo de la economía libidinal. «No hay una ley para todos, pero es imposible que una crisis económica no impacte en lo sexual», alivia Brindisi.

«Lo más importante es entender que la sexualidad está absolutamente normalizada en nuestro capitalismo avanzado por un sentido económico. Vivimos una asociación entre la sexualidad y la economía que remite a un tipo de dispositivo que, de algún modo, interviene nuestros cuerpos y los lleva a esos lugares. Si pensamos la sexualidad en términos de eficacia, eficiencia o productividad, todos valores propios de una lectura economicista de la existencia, entonces es probable que una crisis en la economía afecte todo lo que la economía afecta. Incluso, a la sexualidad», explica el filósofo Darío Sztajnszrajber. Un dato económico y coyuntural de julio de 2018 que viene a cuento: la facturación de los hoteles alojamiento disminuyó drásticamente su facturación en un 20 por ciento durante el último año y medio en Capital Federal y provincia de Buenos Aires, según informó la Federación Argentina de Alojamientos por Hora.

Otras fuentes revelan que la crisis económica agravó la rentabilidad al punto de que en el 2019 de 170 alojamientos registrados solo permanecen 130, los valores de los turnos se han hecho elevados para quien quiera pasar un momento, ya que la habitación más económica supera los $500 llegando algunas a superar los $5000, lo que hace que una salida agradable supere los 10 mil pesos.

¿El deseo sexual puede estar influido por la crisis económica? La licenciada Marita Zonis, psicóloga y especialista en sexología clínica (M.P. 5.346), explicó que «la falta de dinero impacta sobre las personas en todos los aspectos de su vida, en su estado de ánimo, en su carácter, en la forma de relacionarse consigo mismo y con los demás». «Es así que la sexualidad también se ve afectada, Cuando las preocupaciones están, es muy difícil dejarlas afuera de la cama. Se meten, aunque no se quiera».

Los más optimistas y que se definieron como fogozos aclararon que se la rebuscan en la crisis para tener sexo, pero no es lo mismo tener sexo apurado en espacios públicos o en el auto incómodo que tener buen sexo, por eso la cita especial, con una buena cena, un buen vino y postre, se aleja cuando el kilo de pan supera los 100 pesos.

Por su parte la sexóloga Alessandra Rampolla recomienda más sexo en épocas de crisis:

Las crisis de todo tipo afectan. Estrés y ansiedad es el enemigo número uno, sobre todo para el hombre. Muchas veces se perciben dificultades en el funcionamiento debido a la falta de deseo sexual por ansiedad y preocupación. Sabiendo que es algo que puede pasar, es importante que las personas sepan que el sexo justamente puede ser lo indicado para revertir esa ansiedad, porque con la actividad sexual te conectás con tu pareja. Tal vez estés mal en el trabajo, con varios problemas por alguna crisis y esa situación de intimidad con tu pareja puede levantarte. Hay endorfinas que se generan en el cuerpo después de hacer el amor y se da una situación de bienestar real que hace muy bien a las personas. Eso puede ayudar a que naveguemos un poco mejor en momentos de estrés. Hay que ver al sexo como una oportunidad para estos momentos.

Concluyendo, hace falta mayor educación sexual, incluso de los adultos, hablar más de sexo, como una forma de prevenir la violencia, la depresión, como una forma de cuidar la salud, el sexo es una forma de relacionar a dos personas o más según la preferencia y modo sexual de los participantes,

La crisis económica como en todo siempre afecta a la clase media, la baja rentabilidad de los telos lleva a un servicio deficiente, poca limpieza, poca renovación y mantenimiento, poco personal, en esta grave crisis económica sin sexo del bueno difícil encontrar predisposición y buena onda, una idea se acepta mejor seduciendo que imponiendo.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *