Lomasde Zamora: La Policía tuvo que devolver electrodomésticos secuestrados en un allanamiento

Vecinos de Villa Albertina recuperaron algunos objetos secuestrados por la policía en allanamientos realizados el sábado por el robo en la Escuela Secundaria 26. De las viviendas, los efectivos se llevaron freezer, horno microondas, horno eléctrico, equipo de música, pava eléctrica, ollas, que serían “similares” a los robados por tres delincuentes una semana atrás en el establecimiento educativo. Este lunes los tuvieron que devolver a los vecinos. En una de las casas allanadas, efectivos dispararon a un joven y la herida le produjo la pérdida de un ojo.

El muchacho de 17 años herido de un balazo recibió el alta este lunes por la mañana.“Estamos mal por el maltrato que recibimos. Mi hijo quedó completamente ciego porque perdió un ojo y el otro lo tiene muy inflamado”, contó la madre del  adolescente.

Marina Canva, madre del joven herido, afirmó: “A mi sacaron un hornito que todavía no me lo devolvieron, pero a mi vecina le devolvieron el freezer. De la casa de mi vecina se llevaron un freezer y ollas, para justificar lo que ellos estaban buscando y que habían robado de la Secundaria 26”.

El allanamiento tuvo lugar en una vivienda ubicada en Cosquín al 1800, a sólo cuatro cuadras de la Escuela Secundaria 26, a donde el fin de semana pasado entraron a robar tres delincuentes generando, también, graves destrozos.

Por el hecho, fue herido que el muchacho que nada tenía que ver con el robo. En tanto, su tío que vivía al lado, terminó detenido.

La familia del joven herido en el ojo derecho por el disparo de uno de los policías, aparentemente en “forma intimidatoria”, asegura que tiene pruebas para demostrar cómo fueron los hechos.

“Tengo fotos y testigos, para que esto salga a la luz. Lo que hicieron con mi hijo es gatillo fácil, le arruinaron la vida a un chico de 17 años”, afirmó la madre del joven.

En esa línea, la mujer manifestó que los policías que realizaron el allanamiento “se querían justificar” porque su hijo salió de la habitación con un cuchillo en la mano.

“Si, tenía el cuchillo, porque la puerta al no tener picaporte, todos ingresamos así. Fue terrible lo que pasó,  la violencia con la que ingresaron a mi casa. A mi me apuntaron con el arma y tenía a mi bebé en brazos, y a mi marido lo tiraron al piso”, relató la mujer.

La Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Lomas de Zamora es la que investiga el accionar de los uniformados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *