Colegas, amigos y familiares del juez de los Tribunales de Lomas de Zamora Daniel Alejandro Viggiano, participaron ayer de una ceremonia que se realizó en el Palacio de Justicia y que tuvo un único objetivo, homenajearlo a un año de su muerte. El magistrado falleció el 4 de julio de 2009, a los 38 años, tras una dura lucha contra el cáncer, y a partir de ahora, una sala del edificio llevará su nombre.

Durante un emotivo acto donde participaron, además de su familia, miembros del ambiente de la Justicia local y provincial, Viggiano fue recordado y destacado por su calidad humana y profesional.

“Era un excelente ser humano y un gran compañero, que siempre trató de desempeñarse en su trabajo de la mejor manera posible”, señaló su hermano, Nicolás Viggiano, que se desempeña como secretario de la Fiscalía General de los Tribunales.

“Él se destacó cuando fue reformada la Ley de Estupefacientes, en 2006, ya que fue el primer juez de Garantías que no procesaba a la gente con posesión de drogas blandas, como la marihuana, ya que lo tomaba como consumo personal. Eso lo marcó para bien, porque con su fallo sentó precedente en los demás jueces y en el ámbito de toda la provincia de Buenos Aires”, recordó.

Lo cierto es que antes de descubrir la placa, algunos colegas dieron un sentido discurso, donde no faltaron muestras de afecto y admiración.

Su mujer, en tanto, Gabriela Insúa, en medio de lágrimas también dedicó unas palabras para recordar a su marido, a quien calificó de “excelente compañero”.

Luego, fue el Obispo auxiliar de Buenos Aires, Luis Fernández, quien bendijo la placa que luego fue descubierta por Gabriela y Nicolás, rebautizando la Sala I de la Cámara como “Sala de Debate Dr. Daniel Alejandro Viggiano”.

El acto contó con la presencia de jueces de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial, del presidente del Consejo de Superintendencia Departamentales, Julio Rodríguez Herlein, del presidente de la Unión de Magistrados del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, Jorge Tristán Rodríguez; de los jueces Silvia Susana González, Marta Carranza y Hugo Van Schilt y del presidente del Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, Diego Molea, entre otros.

Por otra parte, el presidente del Instituto de Estudios Judiciales, Emilio Villamayor, explicó cómo nació la idea del homenaje.

“Desde el instituto hicimos un pedido al Consejo de Superintendencia de Tribunales para ponerle el nombre a la sala. Obviamente el pedido fue positivo y a partir de ahí comenzamos con los preparativos. El fue un profesional brillante y un ejemplo para todos. Merecía este homenaje”, aseguró.