Lomas de Zamora: Policía acusado por gatillo fácil, condenado por exceso de legítima defensa

  Un jurado de 12 ciudadanos de Lomas de Zamora consideró culpable a un policía por el delito de homicidio con exceso en legítima defensa, que contempla la pena de 1 a 5 años de prisión. Lo curioso es que el acusado había llegado imputado por el delito de homicidio agravado, que contempla sólo la prisión perpetua como condena.

En los próximos días, un juez de Lomas de Zamora dará a conocer la pena para Raúl Gutierrez, un policía que el 15 de mayo de 2016, en Villa Galicia, mató a Braian Da Luz de un disparo en el abdomen. El imputado llegó en libertad y por la pena que contempla el delito por el que se lo condenó continuará libre.

Fuentes judiciales informaron que la Fiscal Marcela Dimundo había pedido que a Gutiérrez se lo considerara culpable del delito de homicidio agravado por su condición de policía. Los jurados también tenía la posibilidad intermedia de condenarlo por homicidio simple (de 8 a 25 años de prisión), pero eligieron la figura menos gravosa.

El juicio por jurados se desarrolló este miércoles y jueves en la sala de Juicios Orales de los Tribunales de Lomas de Zamora. El hecho que se analizó ocurrió el 15 de mayo de 2016 en la intersección de las calles Lynch y Barcelo en Villa Galicia del partido de Lomas de Zamora. Aquel día Gutierrez volvía de su trabajo e interceptó a Da Luz que estaba acompañado por una chica, y ambos se detuvieron por delante del Bora gris del policía, quien se bajó del auto para cachear al joven que tenía un arma en la cintura. Cuando Da Luz se resistió a la inspección de Gutierrez, comenzaron a forcejear entre sí hasta que el policía le efectuó un disparo que le causó un paro cardiorespiratorio al joven.

La defensa del policía hizo hincapié en los antecedentes penales de la víctima y en su condición de adicto al paco. Además, consideró que la vida del policía corrió peligro en la resistencia de Da Luz. Los jurados terminaron avalando esta postura.

Durante el juicio, Gutierrez justificó su accionar y argumentó que “no podía dejarlo ir porque (Da Luz) estaba armado”. El ahora condenado estuvo sólo siete días detenido y tras estar siete meses suspendido de sus tareas laborales, actualmente es integrante de la Policía Bonaerense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *