Lomas de Zamora: Fallo inédito, condenan a 15 años de prisión por atropellar y matar

  En un fallo considerado inédito, un hombre fue condenado a 15 años de prisión por atropellar y matar a dos mujeres, en un hecho ocurrido el 1ero de marzo de 2015 en Wilde. El hombre que manejaba, y que fue condenado, no era el dueño del auto. Además, lesionó a otras dos personas que se encontraban junto con las víctimas en el auto embestido. La pena fue dada por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de Lomas de Zamora, en una causa llevada adelante por los fiscales Guillermo Castro en la instrucción, y en juicio, por Héctor Toneguzzo.

Las víctimas fatales fueron Anabela Lencinas y Karina Cubas, mientras que Hernán Lencinas y Evelin Barboza sufrieron lesiones, cuando se trasladaban por la Avenida Onsari, esquina Cordero, en su auto Fiat Palio Blanco. Allí, fueron embestidos por el auto que conducía Christian Oscar Morel, que circulaba a una velocidad de 160 kilómetros por hora, en contra mano, y pasando semáforos en rojo. En dicho auto – un Volkswagen Vento negro – iba de acompañante el dueño del auto, que resultó absuelto en el juicio que se llevó adelante por el hecho.

Morel, que se encontraba detenido desde el día que ocurrió el hecho, fue acusado de doble homicidio simple con dolo eventual, lesiones graves y lesiones leves. José Orellana, su acompañante y dueño del auto, fue imputado en una primera instancia por encubrimiento agravado, ya que en sus primeras declaraciones aseguró haber sido él quien manejaba el auto, pero se comprobó que no, y fue absuelto, también por decisión del TOC 5.

Semanas después del hecho, Hernán, sobreviviente del accidente, manifestó en el programa de C5N “El Expediente”, que al momento de ver lo que pasó sintió “mucha impotencia, mucha bronca”. “Yo hice las cosas bien, espero el semáforo, miro para los dos lados. Nos íbamos riendo, mi señora dice ‘cuida…’, pega el grito, escucho la explosión y nada más” agregó en su testimonio tres años atrás, y finalizó: “de pronto abro los ojos, estoy en la vereda con sangre, no entendía”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *