Lomas de Zamora: Desde la Unidad Penal 40 conjugan la resocialización de los internos y la solidaridad

Uno de los desafío más complejos del denominado Sistema Penitenciario, radica en la RESOCIALIZACIÓN de los penados como fin último de la condena, para los conceptos internacionales en materia penal, especialmente en la fase o etapa de la ejecución, es considerada la resocialización como un derecho humano.

La pena privativa de la libertad por sí sola no es más que un acto jurídico, donde muchas veces las leyes esconden una especie de tiranía del legislador,  el monopolio de violencia estatal, debe tener una visión más amplia en cuanto los condenados puedan desarrollar tareas y actividades que los preparen para una correcta y eficiente reinserción en el mundo, el sistema penitenciario encuentra como limitaciones la falta de presupuesto, hechos que se acentúan más en los países latinoamericanos.

Un ejemplo a destacar y que merece por parte de los ciudadanos un apoyo con donaciones para el proyecto por un lado y las felicitaciones y estímulo por parte de las autoridades políticas responsables de la gobernación y el ministerio de justicia, es el trabajo solidario que se desarrolla en la Unidad 40 del SPB.

Desde hace unos meses, intramuros, se desarrolla un taller de inclusión para la discapacidad, por parte de un grupo de internos que tienen como destinatarios a personas de bajos recursos y que suprime toda burocracia institucional por la que deben pasar estas personas, muchas de las cuales a veces no tienen los medios para ir y venir de dependencias estatales, ni el conocimiento para realizar los reclamos.

Así, con el Coordinador de Formación técnica José Adrián Buonomo. El Sargento Maximiliano Correa y los internos de la Unidad N| 40 dependiente del Director Prefecto Mayor Christian Rodríguez, se trabaja en prótesis básicas pero muy útiles como ser bastones, muletas, reparación de sillas de ruedas y hasta han realizado alguna prótesis en madera.

El taller funcionan con donaciones, por lo que es muy importante que quienes puedan realizar donaciones lo hagan para que no les falte materiales y la asistencia a los más necesitados continué. Se necesitan herramientas, lana de vidrio, tornillos, resortes y plásticos.

Federico, es un interno que dejó las muletas para ahora moverse con una pierna ortopédica y es un ejemplo de que se puede trabajar para mejorar.

Personalmente el director de la Unidad, invitó a un hombre indigente a visitar el taller para que lo asistan en su discapacidad al igual que a un remisero que solicito ayuda.

Son este tipo de iniciativas y el acompañamiento del máximo responsable del lugar los actos que hay que destacar, hacer llegar el reconocimiento al equipo completo del proyecto y a los internos, como una forma de colaborar en que pueden ser útiles para el sector de la sociedad más necesitado y preparar en los internos el hábito por el trabajo, pero más aún desarrollar conductas valiosas y solidarias.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Un comentario de “Lomas de Zamora: Desde la Unidad Penal 40 conjugan la resocialización de los internos y la solidaridad

  1. La prótesis que hicieron, es impresionante. Una cosa es verla por foto o video y otra es verla en vivo y en directo. Ver la felicidad de la persona que la recibe, es indescriptible . yo la tuve en mis manos perfecta, sí alguno conoce a alguien que necesité no, lo duden comuníquense con ellos. gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *