Lomas de Zamora: Denuncia que nadie controla a la acusada de un crimen que tiene prisión domiciliaria

Luego de un año del asesinato de Enrique Álvarez, ocurrido el 11 de enero de 2018 en Villa Albertina, una de las imputadas por el homicidio obtuvo la prisión domiciliaria, con la colación de una tobillera. Si bien por el hecho hay dos hermanos detenidos, la familia de la víctima denunció que no fueron notificados por la justicia y que la mujer vive a una cuadra de distancia.

Venancia Gavaloz, madre de Álvarez, manifestó: “Estoy muy indignada porque ella está en su domicilio pero nosotros vivimos a una cuadra de esa casa. No la monitorean ni le pusieron la tobillera activada porque está dando vueltas por todos lados”. Mariel Cornejo fue detenida el año pasado en su vivienda de Budge por el homicidio de Álvarez, de 38 años y le otorgaron la prisión domiciliaria debido a que tiene una hija de siete años.

En esta línea, la madre de Álvarez aseguró: “No estoy de acuerdo porque nos amenaza, nadie la controla y me enteré por los vecinos. Me habían dicho que la domiciliaria se la daban si la hija era menor de cinco años”. Además de Cornejo, también fueron imputados los hermanos Juan y Sergio Rivero, quienes permanecen detenidos.

Se estima que la víctima había mantenido una relación con la novia de uno de los hermanos Rivero y ambos interceptaron a Álvarez cuando el hombre salió de una reunión familiar, en Iparraguirre y Zumaya, en Villa Albertina durante la madrugada.

Además, la madre de Álvarez apuntó contra la justicia “por la cercanía de los domicilios”. “Es un peligro para mis nietos, que son tres chicos que quedaron sin papá. En ellos no piensa nadie. Si la chica salió por su hija, yo pido por la seguridad de mis nietos”, afirmó la mujer. Entre varios reclamos de disconformidad sobre el trabajo de la justicia, Gavaloz aseguró que “cambiaron la carátula a homicidio leve”.

Desde la UFI 5 de Lomas de Zamora pidió la elevación a juicio para los dos hermanos y la mujer imputados por el crimen. El juez de Garantías 3 de Lomas de Zamora, Gustavo Gaig, deberá decidir si convalida o no el pedido del fiscal. Según la familia de Álvarez “se reunieron las pruebas suficientes”. En esta línea planteó que “hay testigos directos que vieron el hecho y que desde un inicio fue muy claro todo”.

“Hay un perito forense que determinó que lo apuñalaron. Más pruebas de lo que tenemos, no puede haber”, explicó.

Según lo que le confirmaron a Gavaloz, por el delito “podrían tener entre 25 y 30 años de prisión”. “Pido que la justicia se fije en su trabajo, que paguen lo que tienen que pagar. No pido ni más ni menos. Pido justicia por mi hijo y mis nietos”, aseveró la mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *