Lomas de Zamora: Cortes de calles por falta de agua

  En Villa Fiorito, tras la rotura de un caño maestro, los vecinos que cortaron Camino Negro están sin líquido potable y, ahora también, sin luz. Dentro de la castigada realidad de los habitantes de esa humilde localidad de Lomas de Zamora hay algunas vivencias que estremecen.

En tiempo de altas temperaturas que pueden desembocar en golpes de calor, el agua es un servicio humanitariamente necesario que no debe faltar en ningún hogar para respetar la calidad de vida. Sin embargo, en Villa Fiorito, en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora, hace dos meses que falta.

Es por eso que los vecinos se hicieron oír. Docenas de ellos cortaron el Camino Negro en su totalidad, para exigir que se les devuelva el suministro que tienen cortado hace dos meses además de sufrir continuos cortes de energía eléctrica.

Cansados de que ni la empresa AYSA ni el municipio local hagan algo, los moradores del barrio cortaron el Camino Negro en el cruce con la calle Canadá, para hacerse oír y llegue la solución que necesitan.

Una de las vecinas, llamada Marianela, comentó que “hace dos meses y medio que estamos sin agua, y el problema es que hace tiempo rompieron el caño maestro y ahí perdimos el suministro. Ellos (en alusión a la empresa de agua) tapan el problema diciendo que el agua no es apta para el consumo. En mi caso tengo un merendero y no lo puedo hacer funcionar porque no tengo agua, venían todos los días 96 chicos que hoy ya no lo pueden hacer. Lo único que hacen ellos es mandar un camión que entran tres cuadras y dejan dos bidones, con los cuales los chicos no se pueden bañar ni consumir”.

El mayor drama para estas familias tuvo lugar cuando llegaron las pasadas fiestas, donde “no pudimos comer nada sólo sandwiches, porque al no haber agua no podíamos lavar las verduras o frutas. Con este corte no queremos perjudicar a nadie porque somos laburantes también, pero tienen que entender que aquí hay chicos discapacitados y gente mayor que está en cama y no se le puede lavar la ropa. Es injusto porque los políticos cuando necesitan un voto vienen enseguida al barrio, por eso, queremos una solución y poder consumir agua potable como cualquier persona”, dijo esta mujer.

Lo cierto, es que según los vecinos son 20 las manzanas que afecta este corte de agua sumado a continuos cortes de luz que sufre la zona, lo cual termina siendo un cóctel explosivo para las miles de personas que ahí viven.

Otra de las moradoras del lugar, llamada Ana María, agregó que “el sábado y domingo pasado con el calor que hizo tuvimos que comprar fiambre porque no teníamos agua. Tal es la descompostura que tuve que no pude ir a trabajar y mis hijos me tuvieron que llevar a un UPA donde me aplicaron una inyección para que me levantara la presión. Mis tres nietos también están descompuestos, uno de ellos con fiebre. Es una verguenza lo que está haciendo este gobierno porque aquí hay chicos y personas con discapacidades, y el agua que trae esta empresa sólo alcanza para la mitad del barrio. Ni siquiera los bomberos tienen agua, con lo cual si llega a haber un incendio no sé con qué lo van a apagar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *