Lomas de Zamora: Condenas de reclusión perpetua y 25 años por el crimen de Simenoff

Juan Cruz Agosta y Maximiliano Ruda fueron hallados penalmente responsables del homicidio, que conmocionó a Temperley en 2016.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora condenó a reclusión perpetua a Juan Cruz Agosta y a 25 años de prisión a Maximiliano Ruda por hallarlos penalmente responsables del homicidio de Guillermo Simenoff, que tuvo lugar el 11 de septiembre del 2016.

Para Agosta la pena fue de reclusión perpetua por el delito de “robo agravado por el uso de arma de fuego con homicidio agravado con la conexión criminis causa”, mientras que Ruda recibió 25 años de prisión por “robo agravado con el uso de arma de fuego con homicidio agravado resultante”.

En torno a la diferencia en las condenas, el Tribunal argumentó que la condena no fue la misma para los dos imputados porque consideró que Ruda “no actuó en común con el delito de homicidio calificado” y agregó: “no contó con el dominio final del proceso”. En el caso de Agosta, los jueces fueron contundentes al esgrimir que “se sirvió de la vida de la víctima para efectuar el robo” y por eso la sentencia de reclusión perpetua. 

En este marco el abogado querellante, Sebastián Silvestre, aseguró que están “muy conformes” con las condenas y coincidió con la pena aplicada por el Tribunal. “Lo de Agosta fue tal cual lo habíamos pedido y en el caso de Ruda igual se puso una sanción tremendamente grave, como son los 25 años (de prisión), que es el máximo en la escala que tiene el homicidio en ocasión de robo”, concluyó.

Falso testimonio

Durante la lectura de la sentencia, el Tribunal también alertó sobre la posibilidad de una “falsa versión” en los testimonios de Mauro Gimenez, su padre y dos personas más que declararon en las audiencias.

El Tribunal derivó la causa a instrucción para comprobar la ilegitimidad de las declaraciones. “Ahora se abre una nueva etapa de instrucción en donde se va a investigar si incurrieron en el falso testimonio, lo cual a entender de esta querella, claramente incurrieron en ese delito”, apuntó Silvestre.

El juicio 

La causa, caratulada como “robo calificado en concurso real con homicidio calificado” fue elevada a juicio y el proceso comenzó el 22 de mayo. Dos personas llegaron sentadas en el banquillo de los acusados: Juan Cruz Agosta y Maximiliano Agustín Ruda. 

La primera jornada estuvo marcada por la tensión y cruces entre los familiares de la víctima y de los imputados, que insistieron en la inocencia de Ruda y Agosta. “Son ellos dos”, aseguró uno de los testigos que expusieron.

En el proceso, Lorena González, la esposa de Guillermo Simenoff, declaró que durante las ruedas de reconocimiento, su hijo -estaba junto a su padre cuando fue asesinado- reconoció al delincuente que “disparó y se llevó la moto porque es el que tenía el tatuaje”. 

En otra de las audiencias declaró Mauro Giménez, quien al igual que su padre, afirmó que el día del hecho, Agosta había estado en su casa “comiendo un asado”. La coartada que fue desestimada por el Tribunal y se investigará si se incurrió en “falso testimonio”.

Por su parte, los imputados mantuvieron su inocencia hasta último momento y señalaron a otras dos personas.

EL HECHO

El homicidio de Simenoff ocurrió el 11 de septiembre de 2016 cuando el hombre circulaba a bordo de su moto, junto a su hijo de 10 años, y fue interceptado por dos delincuentes con fines de robo, en Temperley.

Uno de ellos le disparó tres veces y luego se dieron a la fuga con las dos motos. Simenoff fue traslado al hospital Gandulfo de Lomas de Zamora, pero falleció horas más tarde.

Fuente: Inforegión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *