Lamentablemente, para los miles de usuarios del servicio de transporte público, los colectivos o como se los llama vulgarmente “los bondis”, el viajar cada día a sus trabajos, estudios o simplemente a sus domicilios, es una especie de “ruleta rusa”, ya que son varias las líneas que suelen tener entre sus choferes a conductores que suelen no realizar todas las paradas o bien desviarse de los recorridos, sea por estar demorados, porque en la parada hay mucha gente en la cola o porque el tránsito esta lento, esto suele dejar a muchos esperando varios minutos, ya que el próximo tal vez realice la misma maniobra y entonces armados de paciencia, habrá que esperar que alguno se detenga en la parada como corresponde.

De entre esas líneas que suelen ser denunciadas, la línea 65 perteneciente al grupo La Nueva Metropol, es una de las que más infracciones comete, no paran en paradas ya predeterminadas y uno mismo puede comprobarlo con ir al lugar en las horas de la tarde, especialmente entre las 15:45 y 17:30 hs, en los barrios de Belgrano, Villa Crespo, Caballito, Boedo, Parque Patricios y Constitución.

La empresa en su sitio Web, promociona la calidad y seguridad de sus unidades, pero es común el hecho de que los choferes no arriman las unidades a la acera como deberían, suelen apurar a los pasajeros cerrando apresuradamente las puertas lo que genera empujones y mala predisposición en los pasajeros, y son varios los que conducen escuchando música o mirando de reojo a sus celulares esperando mensajes de texto.

Pero tal vez lo más criticable de algunos de sus choferes son la actitud equivocada, de no ascender pasajeros cuando cambian sin aviso de recorrido, algo reprochable, al igual que el permitir el ascenso de jóvenes con botellas conteniendo bebidas alcohólicas, esto no solo es un error, sino que se expone innecesariamente a los demás pasajeros que abonan un pasaje que debería realizarse sin sobresaltos o peligros por la actitud violenta que adoptan algunos de estos jóvenes alcoholizados, esto es común en las madrugadas de los fines de semana, aunque siempre hay excepciones como el pasado día 9 de julio, a las 13:45 que una unidad de la línea 65 permitió el ascenso de un joven que recorrió un largo trayecto desde Chacarita, hasta Parque Patricios, bebiendo vino en una botella de agua mineral, mientras insultaba y profería todo tipo de insultos a los gritos en supuestas conversaciones que mantenía  por teléfono.

Este riesgo innecesario, no debería tolerarlo ningún pasajero. Tampoco se entiende bien, el hecho de que algunos choferes, les abrán la puerta del medio a algunos jóvenes que cometen arrebatos en las plazoletas de Constitución, permitiendo que delincuentes suban sin pagar el boleto, y se los exponga a los pasajeros a ser víctimas de estos.

En conclusión, más allá de la responsabilidad de las autoridades del Gobierno de la Ciudad y la Nación en cuanto a la falta de personal en las horas pico o bien en horas en que la gente espera los colectivos los fines de semana y son atacados por jóvenes que alcoholizados o drogados los asaltan con violencia, existen muchos choferes de varias líneas de colectivos que actúan con complicidad de estos delincuentes porque eso es lo que hacen al facilitarles subir rápidamente a los colectivos, y basta con eso de que es por temor, porque a la hora de insultar o maltratar a pasajeros no parecen ser temerosos, seguiremos ampliando las líneas que se destacan en esto de no respetar ni las normas, ni al pasajero.

Imágen ampliada a pedido de los lectores (hacer click sobre la misma):

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw