Las fotos del presidente Macri en la línea 520 fueron una puesta en escena, nunca viajo en colectivo

 macri-en-pilar-viaje-trucho-en-colectivo Lo que hizo el presidente Mauricio Macri a través de su oficina de comunicación podría calificarse en primera instancia de patético y hasta causar vergüenza ajena por lo berreta, aunque también esconde otros dos aspectos un poco más preocupantes, la falta de respeto a los medios y la estigmatización hacia la gente.

El área de prensa de la Presidencia de la Nación envíó una gacetilla a todos los medios con un título que indicaba que “Mauricio Macri viajó en la línea 520 de Pilar y charló con los vecinos”, luego el propio presidente subió una foto a Twitter donde mostraba que estaba arriba de un colectivo supuestamente explicándole a los pasajeros sobre “la renovación de los corredores de colectivos”. Incluso el diario La Nación publicó una nota con un título que decía “De Nueva York al Conurbano”, o sea pasó “de lo mejor a lo peor”. Horas más tarde se supo que todo había sido un montaje.

Luego de que circulara esta nota, salieron a la luz fotos en donde se ve el colectivo desde afuera, frenado y rodeado de custodia presidencial, lo que deja ver a las claras que solo fue una puesta en escena para dar la impresión de que el presidente “se acerca al pueblo”. Lo llamativo también es que en una de las fotos Macri aparece parado con mucha gente alrededor simulando un colectivo lleno, y en otra aparece sentado charlando con una “pasajera” junto con el ministro de Transporte nacional, Guillermo Dietrich, detrás. O el viaje duró mucho o la unidad se vació de golpe.

Además de mostrar que la gente que le maneja la prensa al presidente jamás viajó en colectivo en su vida, el suceso esconde algo peor, la mentira a los medios que se encargan de informar a la ciudadanía. Claramente, intentaron hacer que se publique algo falso, burlándose así de los lectores.

Desde que asumió, la oficina de comunicación presidencial ha tratado en varias ocasiones de mostrar que al presidente “no se le caen los anillos” y lo hacen aparecer timbreando, charlando con la gente e incluso usándole el baño a una vecina del interior del país. También se intentó generar esa imagen en torno a la primera dama, Juliana Awada; y a la gobernadora María Eugenia Vidal, mostrándolas permanentemente en contacto con vecinos y a veces haciendo las compras en el supermercado.

A juzgar por lo sucedido ayer, que realmente fue muy burdo, llegando a los límites de la ordinariez, todas estas imágenes no serían más que teatralizaciones orientadas a construir empatía con el común de la gente. Es bueno que los gobernantes tomen contacto con el pueblo, no es bueno que compongan este tipo de farsas.

 

Fuente: Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *