Las contradicciones del empresario detenido por la muerte de Natacha Jaitt

Raúl de Jesús Velaztiqui Duarte quedó imputado por falso testimonio. El empresario, que llevó a la modelo al salón de eventos donde fue hallada muerta, tuvo contradicciones en sus declaraciones.

El empresario Raúl de Jesús Velaztiqui Duarte quedó detenido por falso testimonio en el marco de la causa que investiga la muerte de la modelo Natacha Jaitt por sus contradicciones en torno al consumo de drogas la noche del deceso, la ubicación del teléfono celular de la víctima y la posición en la que estaba el cuerpo sobre la cama.

En su testimonial original del sábado pasado Velaztiqui Duarte, de 47 años, afirmó: «Durante la noche yo no vi que se consumiera estupefacientes, la verdad es que no sé si tomaron y yo no lo vi, ya que yo desde la cena estuve todo el tiempo afuera y no sé lo que hacían los demás cuando reingresaban al salón». Y agregó: «Si yo hubiera visto que ellos estaban consumiendo me hubiera ido porque yo no consumo, fui solo por trabajo».

Sin embargo, fuentes judiciales señalaron que en los videos de las 12 cámaras de seguridad que el lunes repasaron los fiscales de la causa se observa a algunos de los presentes, entre ellos Jaitt, acercarse a una mesa de mármol e inclinarse como para aspirar cocaína, tal como contaron otros testigos. «Es imposible que él no haya visto que esa noche hubo consumo. Ahí ya advertimos una primera mentira en su declaración original», dijo una fuente judicial.

El segundo punto de controversia que notaron los fiscales Sebastián Fitipaldi y Diego Callegari es qué pasó con el celular marca Samsung de la víctima, que fue secuestrado dentro del auto Fiat Adventure de Velaztiqui Duarte, cuando se sabía el permanente uso que le daba Jaitt a su smartphone. «Como vi que Natacha no volvía, le mande un Whatsapp, preguntándole si estaba bien, pero no me respondió, así que la llame y no me atendió», declaró el sábado el ahora imputado por falso testimonio. Y completó: «Ahora haciendo memoria, recuerdo que ella no tenía el celular encima durante la cena ni vi que lo tuviera en la mochila cuando posteriormente llegó la ambulancia y tuve que buscar su DNI, así que estimo que el celular está en mi auto y ella no lo bajó desde que llegamos al lugar».

Para los fiscales, Velaztiqui Duarte también mintió en este tramo de su testimonial y creen que sacó el celular de la víctima de la mochila y lo llevó hasta su auto con algún fin. «Había dicho que no manipuló nada de la habitación y en las imágenes se observa cómo se lleva una prenda que puede ser con lo que envolvió el celular», dijo la fuente consultada.

La tercera contradicción del hombre que se autodefinió en el expediente como representante de Jaitt es la posición en la que vio a la modelo ya desvanecida en la cama. «Cuando subo a buscarla, Gonzalo (Rigoni, dueño del salón) fue detrás mío. Vi que ella estaba acostada en la cama boca arriba, desnuda, con su ropa, un short de jean, un corset, una remera y unas botitas en el piso y la cortina de pelo apoyada sobre la mesita de luz», señaló en la primera declaración. Voceros judiciales indicaron que el lunes, cuando empezó a declarar, cambió la versión y dijo que la vio «boca abajo». El vocero judicial indicó al respecto: «No se llegó a terminar de redactar la segunda declaración. Cuando los fiscales advirtieron todas estas contradicciones, omisiones y mentiras, suspendieron la testimonial, lo imputaron por falso testimonio y quedó aprehendido».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *