Larreta y la Ciudad de la Furia, postales de la Policía de la Ciudad y la represión

Hace ya varios meses, que la tan defendida y alabada Policía de la Ciudad, por parte de sus creadores del PRO, viene mostrando lo que siempre sostuvimos desde El Sindical, que sus efectivos se conformaron con lo peor de cada fuerza y otro porcentaje de traspasados a la fuerza.

A los errores garrafales de esta fuerza policial, se puede agregar que tiene el privilegio de ser la única fuerza policial donde los policías en actividad coparon un ministerio y se mostraron repudiando el traspaso.

Toda esa bronca contenida, la presión de haber perdido adicionales lo que afecto la economía de sus efectivos, convirtió a estos policías en “bombitas” prontas a explotar como se los ve sacados y violentos en las últimas intervenciones.

Suman para su propio desprestigio, que en los primeros tres meses del año, la fuerza tuvo varios policías detenidos por delitos que van desde el secuestro, al robo a ancianos en la modalidad entradera, sin olvidar el policía que hurto de un supermercado chino unas fetas de fiambre, esos impresentables eran parte de la Policía de la Ciudad.

Ejemplos de que el funcionamiento es de regular a malo sobran, en la Ciudad de Buenos Aires, los delitos aumentan, hay más homicidios, los motochorros son un problema sin solución con culpas dirigidas desde el gobierno de Larreta a la justicia, algo incoherente si consideramos que miembros de la Justicia inútil, son profesores de los policías inútiles.

Mientras los medios evitan hablar del desastre que es la Policía de la Ciudad, no opinan sobre la ausencia de los Fiscales del Ministerio Público de la Ciudad que con la reforma del Código Procesal de Caba, policías y Fiscales sumaron más poder, pero al parecer no para el trabajo.

Existe una llamativa AUSENCIA de controles para la policía y para la Justicia, porque es justamente la Legislatura la que debería modificar normativas para que no sea un “viva la pepa”, no se respetan garantías Constitucionales, no se respetan los derechos de las víctimas y los únicos beneficiados por esta justicia aparente son los delincuentes, como el ilógico fallo a un reconocido motochorro que solo le impusieron 2 años de no manejar motos, como si eso fuera un impedimento, no recibió pena efectiva porque el Juez considero que todos sus robos, más de 20 comprobables fueron sin “mucha violencia”, con todo respeto, hay funcionarios judiciales que debieran devolver los títulos de abogados, si llegó a juicio por robo, fue condenado por robo, para que exista el delito tipificado como robo debe haber violencia en las cosas o en la persona, esta es la justicia miserable que tenemos y que no beneficia a los ciudadanos.

La brutal represión a los artesanos en San Telmo es una muestra más de la incapacidad profesional de quienes conducen a la Policía de la Ciudad, ya que siempre existen alternativas para realizar un desalojo y un buen jefe no permite los excesos, porque esas caras desencajadas gritando con los ojos desorbitados, empujando a la gente, a los funcionarios de la Ciudad e incluso a sus propios compañeros es un feo ejemplo de lo que es la policía cuando no respeta la Ley.

Es indignante y desde El Sindical realizamos la correspondiente denuncia a los policías que agredieron a una pareja de turistas sin que existiera una agresión, el policía hace caer a la mujer mayor y su pareja solo le reclama el accionar, la respuesta del cobarde policía, llenarlo de gas, en un claro hecho de abuso de autoridad, curiosamente el Fiscal en turno parece que debe estar mirando otro canal por lo que también es pasible de denuncia penal, hay que terminar con los abusos de poder, con funcionarios judiciales que se creen de la realeza y que pueden hacer lo que les plazca o bien no hacer porque es más cómodo.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *