Lanús: A 4 años del crimen de Nicolás D´Orio, no hay detenidos y temen que quede impune

Lo fusilaron de un balazo en el pecho a sólo dos cuadras del Municipio de Lanús y a 100 metros de un destacamento de la Gendarmería Nacional. Nicolás tenía 24 años. Ya pasaron cuatro años y su crimen sigue impune y con pocas perspectivas de ser resuelto.

“No hay detenidos y las pistas que se trabajaban están agotadas. Y no quedan”, reconocieron fuentes judiciales a DiarioConurbano.com.

Por el asesinato del joven estudiante llegaron a estar detenidos dos menores pero fueron liberados por falta de pruebas. La causa se encuentra en la UFI 4 de Lanús a cargo de la fiscal Mariela Bonafini.

D´Orio falleció al recibir un balazo en el tórax que partió desde una moto en la que se movilizaban dos sujetos. La víctima fatal estaba en un auto junto a otras personas.

“Hubo dos menores aprehendidos al mes del crimen pero luego fueron desvinculados por falta de pruebas”, indicaron fuentes de la investigación a Diarioconurbano.com.

Los investigadores, a raíz del tiempo transcurrido y de las pistas que fueron descartándose, están desorientados y la preocupación de que el caso quede impune, crece.

El crimen de Nicolás D´Orio, por la metodología y el lugar – próximo al Municipio de Lanús y al asiento de Gendarmería en el distrito – tuvo una importante repercusión que incluyó una masiva movilización en reclamo de justicia.

El homicidio ocurrió el 12 de octubre de 2015, alrededor de las 5, en una plazoleta ubicada en la intersección de Coronel Rico y Vélez Sarsfield, a dos cuadras de la Municipalidad de Lanús y cerca del centro comercial de ese distrito.

La víctima, identificada como Nicolás D´Orio, estaba a bordo de un Volkswagen Fox junto con su tío y otros dos hombres.

Según las fuentes, el vehículo se estacionó junto a la plazoleta. Allí fue sorprendido por dos personas que se movilizaban en una moto. Los agresores dispararon y el joven que estaba en el asiento del conductor recibió un balazo que atravesó la ventanilla.

El disparo dio en el tórax de D´Orio, quien murió casi en el acto como consecuencia de las lesiones sufridas, en tanto que el tío se cortó una mano tras el estallido del vidrio.

Personal de Gendarmería Nacional que estaba apostado a unos 100 metros del lugar, en un destacamento, se acercó constató que el muchacho estaba fallecido.

Fuente: Diario Conurbano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *