La producción de vehículos cayó 30% en febrero

Las exportaciones tuvieron un derrumbe similar porque Brasil aún no consolida su recuperación.

Como consecuencia de la feroz crisis que atraviesa el sector, en febrero la producción nacional de vehículos se ubicó entre 25.000 y 27.000 unidades, una caída en torno al 30% frente a las 39.085 unidades que se fabricaron en febrero del 2018.

Asimismo, las fuentes de las terminales anticiparon que las exportaciones tuvieron una caída similar, ya que hubo menos de 15.000 envíos al exterior, contra los 19.237 vehículos que se comercializaron en febrero del año pasado. En este caso, el dato confirma un escenario adelantado por este medio: el lento crecimiento de Brasil y la falta de competitividad de la Argentina atentan contra las automotrices y las empresas exportadoras en general.

La situación industrial llevó a que varias de las terminales suspendieran más de 7.000 empleados este mes, una cifra que preocupa al Gobierno. El caso más reciente es el de Peugeot, la automotriz que cuenta con una fábrica en El Palomar, y que anunció que durante el mes de marzo un total de 1.000 operarios serán suspendidos. Otros 500 permanecerán activos, pero no estarán destinados a la producción de los tres modelos que fabrica en la planta -que son 308, 408 y Partner-, sino que harán tareas en el sector donde se está instalando una plataforma para fabricar un nuevo vehículo a partir de 2020.

El 2019 comenzó de la peor manera con el registro de producción más bajo en 13 años. De las líneas de montaje salieron en enero apenas 14.800 vehículos, lo que implicó un derrumbe del 32% respecto del mismo mes de 2018. El dato es por demás inquietante: hay que retroceder hasta enero de 2006 para encontrar un nivel más bajo. En ese entonces las automotrices habían fabricado sólo 12.300 unidades.

El preocupante escenario se completa con las muy bajas ventas en el mercado doméstico y las flojas perspectivas con las que están trabajando las terminales. De hecho, en enero, las ventas desde las terminales a la red de concesionarios corrieron con poca suerte: sufrieron una contracción nada menos que del 53% en relación a enero del año pasado.

Las causas detrás de este desplome se explican por la fuerte caída a nivel patentamientos que se viene dando en los últimos meses: los argentinos compraron un 50% menos de autos en el arranque del 2019, tocando así uno de los registros más flojos de las últimas dos décadas. «Las terminales insisten con los aumentos de precios por órdenes de sus casas matrices, y no tenemos margen ni poder para no trasladarlos. Ellos nos hablan de devaluación e inflación, y que inciden en estas decisiones que van a golpear más las compras, que están destruidas», señalaron fuentes de las concesionarias.

Desde los salones de comercialización indican que «la caída es tremenda y da un parámetro de lo que será el 2019. De máxima, esperamos patentamientos anuales por 600 mil unidades para el 2019, aunque todo hace pensar que estaremos en los 550 mil».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *