La Plata:Garzón fue condenado a 30 años de prisión por el crimen de Diego

Ramón “El Pipi” Garzón fue condenado a 29 años y 11 meses de cárcel por el secuestro y posterior asesinato de Diego Peralta. “Nunca bajé los brazos y en mi mente no cabía que este crimen quede impune”, dijo al término del juicio la mamá de Diego, Emilse, quien desde hace años lucha para que el crimen no quede impune. Este fue el segundo juicio, ya que en 2008 –cuando fue el anterior- Garzón estaba en Paraguay, desde donde fue extraditado para ser juzgado.

Ocho años esperó la familia de Diego Peralta, el joven de El Jagüel asesinado en 2002, para que la Justicia condenara a todos los sospechosos. Es que ayer fue condenado Ramón “El Pipi” Garzón a 29 años y 11 meses de prisión, estaba acusado de liderar la banda que secuestró al joven y posteriormente lo asesino.

El Tribunal Oral Federal (TOF) 1 de Las Plata consideró penalmente responsable del secuestro extorsivo y homicidio triplemente calificado del adolescente de 17 años, y también del robo de un auto con el cual fue interceptado el remís en que se movilizaba la víctima, delito por el cual también fueron inculpados otros siete integrantes de la banda que habían sido condenados por el secuestro dos años atrás, en el primero de los dos juicios.

La pena contemplada en el fallo de los jueces Joaquín Carlos Ruggero, Mario Gabriel Reynaldi y Héctor Carlos Acuña fue menor a lo solicitado por la Fiscalía y la querella, que habían reclamado 37 años, pero fue consonante con las expectativas de la familia. Es que en la víspera del juicio, Emilse, la mamá de Diego, se había mostrado confiada en que la pena fuera de más de 25 años.

El defensor de Garzón, en tanto, reclamo la absolución de su cliente por entender que no había suficientes pruebas en su contra.

«Esto se puede cuando uno lucha, camina y busca la verdad. Nunca bajé los brazos y en mi mente no cabía que este crimen quede impune», exclamó Emilse, una vez conocida la sentencia. Es que años de lucha se tradujeron en esta última condena, ya que en el juicio anterior habían sido juzgados los demás integrantes de la banda que cometió el crimen.

Hace dos años, un tribunal condenó a perpetua a Mercelo Cejas, Julio César Rotella, David «Chaca» Pereyra, Rosa Pistillo, alias «La Gorda Rosita», y Enrique «Baty» Báez. También sentenció a 10 años de prisión a Lauro «El Chino» Shimabukuru y a cinco años José Pablo García. Ayer terminó el segundo juicio por el crimen, en el que el único imputado fue Garzón, quien se encontraba en Paraguay cuando se realizó el primero, desde donde fue extraditado recientemente.

Diego Peralta (17) fue secuestrado la mañana del 5 de julio de 2002 cuando se dirigía en un remís al colegio. Los captores lo llevaron a una casa en Berazategui, lo obligaron a consumir tranquilizantes y pidieron a su padre 200.000 dólares de rescate. Según un dato equivocado, los secuestradores creían que el hombre tenía en su casa esa suma de dinero.

Tal como lo confesó uno de los detenidos en la causa, Marcelo “Chelo” Cejas, al tercer día del secuestro la banda decidió asesinar al chico porque creían que su padre no quería pagar el rescate y suponían que el adolescente los había visto y podría reconocerlos. El cadáver fue encontrado más de un mes después, el 12 de agosto, en una tosquera de Ezpeleta.

Más allá de este juicio está el reclamo de justicia de la mamá de Diego, quien volvió a denunciar irregularidades tanto en la búsqueda como en la investigación por el secuestro de su hijo y en el primer juicio. “Yo voy dispuesta a todo y después voy a ir por más porque en el juicio quedó bien en claro que el anterior fue desastroso y también la mala investigación que hizo la brigada antisecuestros”, adelantó la mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *