La Plata: Asesinaron de un tiro en la cabeza a repartidor de pizzas

Fue trasladado de urgencia a un hospital, pero no pudieron salvarlo. El joven alcanzó a entregar un pedido y luego recibió el balazo.

Un joven repartidor de pizzas de 19 años fue asesinado en las últimas horas de un disparo en la cabeza cuando terminaba de entregar una pizza en la localidad platense de Villa Elvira.

Fuentes policiales informaron que el hecho se produjo el sábado por la noche en la calle 121, entre 76 y 77, cuando la víctima, identificada como Nicolás Pérez Gatti, arribó a ese lugar a efectuar un pedido que el dueño de casa había solicitado por teléfono a La Pizzería «La Italiana», ubicada a unas cuadras de donde se produjo el crimen.

El cliente relató a la Policía que atendió al repartidor, pagó por la entrega de pizza y cuando cerró la puerta escuchó un disparo, por lo que fue hasta su ventana a ver qué ocurría.

En ese momento, vio al joven de 19 años tirado en la vereda con un balazo en la cabeza y encima de su cuerpo la moto Honda Wave con la que había llegado hasta ese domicilio.

Enseguida llamó al 911 y arribó al lugar personal del Comando de Patrulla La Plata y una ambulancia del SAME que trasladó al chico al hospital San Martín en estado muy grave.

Los esfuerzos de los médicos no fueron suficientes y Pérez Gatti falleció en el centro asistencial a raíz de la herida de bala que recibió.

Los investigadores en principio trabajan sobre una hipótesis principal que es la del robo y una posible resistencia de la víctima al mismo, ya que en su billetera no se registraba faltante de dinero.

De todas maneras, aún no hay detenidos por el asesinato, pero la Policía maneja datos de posibles delincuentes que pudieron haber cometido el homicidio.

La muerte del joven repartidor causó mucho dolor y una gran conmoción en la zona de Villa Elvira, ya que era muy conocido por los vecinos, debido a su ocupación.

La causa fue caratulada como «Homicidio» e interviene la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 1 de La Plata, a cargo de Ana Medina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *