La Matanza: Asaltan a gendarme, le roban el arma y le cortan dos dedos

Gendarme-de-espaldas  El hecho ocurrió este domingo en La Matanza, cuando cinco personas abordaron al efectivo mientras esperaba el colectivo.

Delincuentes armados abordaron este domingo a un efectivo de Gendarmería Nacional, le robaron su pistola reglamentaria y el correaje y le cortaron dos dedos, en un hecho ocurrido en la localidad bonaerense de Isidro Casanova, en el partido de La Matanza.

Fuentes policiales informaron que se investiga si el delito fue al voleo o si fue perpetrado por algún conocido de su entorno familiar, con alguno de los cuales no tendría buena relación.

El hecho ocurrió cerca de las 7:30 de la mañana del domingo en la esquina de las calles Chenaut y Alicante, en la mencionada localidad bonaerense, cuando el efectivo, identificado como el cabo 1 Selso Aguilera, salía de su casa vestido con el uniforme oficial, y se dirigía a cumplir servicio.

Según la versión de la propia víctima, se encontraba esperando el colectivo cuando repentinamente aparecieron dos autos, un Volkswagen Bora y un Peugeot 307, de los cuales se bajaron cinco delincuentes, uno de ellos mujer, fuertemente armados con pistola, escopeta y una cuchilla.

Los asaltantes redujeron al efectivo y le quitaron su arma reglamentaria y el correaje. Según informaron fuentes policiales a NA, además de apuntarlo en la cabeza con la escopeta, los sujetos tomaron la cuchilla e intentaron cortarle los dedos, hiriendo de gravedad la falange del dedo meñique y del mayor del gendarme.

Los delincuentes se volvieron a subir a los vehículos y escaparon en dirección a las villas Puerta de Hierro de San Justo y de San Petersburgo, ubicadas en esta localidad.

La policía llegó al lugar alertados por la propia víctima, quien dijo que también le habían disparado, y lo trasladaron rápidamente al Hospital Paroisien donde tuvieron que amputarle los dedos lastimados.

Si bien no hay testigos del hecho, según la versión del blog PolicialesAhora, los sujetos le habrían intentado cortar los dedos siguiendo las órdenes de uno de ellos que, antes de irse, habría gritado: «Cortale los dedos para el Gauchito».

La Justicia investiga si la exmujer del gendarme, que vive en villa Palito y que se sabe que tiene una relación conflictiva con el oficial, tendría alguna relación con el hecho.

Las circunstancias del hecho son confusas ya que existen varias incongruencias en la declaración del gendarme: según su versión, el efectivo estaba esperando el colectivo pero en la escena del delito no hay ninguna parada, también había dicho que le dispararon y no presentaba ninguna herida de bala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *