La irresponsabilidad de jugar con la información

borcegos La irresponsabilidad de algunos que buscan crecer sobre los que pisan, de otros que pretenden un minuto de fama, más los que hacen política disfrazados de periodistas, solo causan más inseguridad para los vecinos, que sin ser parte de estos «juegos» terminamos pagando las consecuencias, ya que a nadie escapa que desde hace ya un tiempo, los políticos y las autoridades policiales, son muy reactivas a las publicaciones de los medios de prensa.

Con una peligrosa muestra de debilidad, el Jefe de la policía bonaerense el Comisario General Hugo Matzkin, el mismo que habló en los medios y disparó una frase muy pintoresca «se acabaron los policías fálicos.» Tal vez por eso, cualquier noticia, tenga fundamento o no, si se propaga basta para terminar con la carrera de cualquier jefe policial, poco importa si era un efectivo proactivo, si las estadísticas le daban bien, o tenía condiciones para el mando.

Hoy el miedo a ser nombrado en una marcha, en un corte de calle, hace que funcionarios y jefes policiales crean que despidiendo policías se mejora la seguridad, y esta es una peligrosa metodología de trabajo. Los cambios de Comisarios reiterados no solo son un error táctico y operativo, sino que justamente impiden ese lazo que desde la propia jefatura de policía ponderan entre policía y vecinos.

Sin entrar a nombrar a nadie, porque en cada lugar los vecinos saben muy bien quienes escriben sabiendo sobre el tema y quienes son solo propagadores de noticias que no tienen peso, ni sustento, pero sepan hoy, que así, las cosas no mejoran.

El caso mediatizado, sin que los periodistas o los medios analicen la información, incluso contrariando lo que se escucha en el audio y lo que se titula, nos muestra la intencionalidad de contar una historia inventada para generar debate en los medios, por otro lado, si un oficial principal, no puede estar a cargo de una dependencia, estando se supone entrenado, armado y comunicado, entonces que mejor deje la fuerza por el bien personal y del resto de la sociedad. Hay algo que antiguamente existía en las fuerzas de seguridad y hoy no deben saber qué es, y que se llamaba «debilidad moral».

Que se publiquen alegremente audios tomados de la frecuencia policial, no solo es irresponsable, sino también hasta puede constituir un delito como en muchos países donde un hecho similar hubiera implicado el arresto de quien publica y quienes facilitaron el audio. La única lectura posible de esto, es la existencia de una interna policial, sumado a la irresponsabilidad de quien publica el audio.

Pero lo relevante es que la información, incorrecta, tendenciosa y con infinidad de apreciaciones personales de gente que de seguridad y de la policía no saben nada, tuvo consecuencias, el relevo del Comisario General Marcelo Gil, un hombre con muchos años de experiencia en la zona sur, oriundo del partido de Lanús, y del Comisario Mayor Oscar Fabián Tosso, de quien algunos escriben y ni siquiera saben escribir correctamente su nombre, este último como responsable de los C.P.C, y quien de alguna manera tendría la mayor responsabilidad administrativa en el hecho, ya que el audio, al igual que otros que se han ido publicando, serían aportados por personal policial del CPC Avellaneda. Tosso, siempre tuvo una mala imagen por distintas vinculaciones con un sector policial que hoy no tienen espacio de poder dentro de la fuerza.

Que esta nota quede como una advertencia a todos sobre las consecuencias graves de «jugar» con la seguridad de todos, porque yo no quiero jefes inoperantes, pero tampoco policías que digan que tienen miedo a los ruidos, policías que entreguen audios a irresponsables que buscan un minuto de fama, no quiero jefes o políticos cobardes que no sepan manejar situaciones «infladas».

El gobernador Daniel Scioli debe fijar una posición y sostenerla, no se puede demostrar debilidad, no se pueden tomar medidas sin estudiar debidamente lo que se publica.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *