La economía cayó 4,2% en segundo trimestre comparada con 2017, según INDEC

   La actividad económica de la Argentina experimentó un marcado retroceso durante el segundo trimestre en comparación con igual período del año anterior. Cayó 4,2% según datos oficiales del INDEC. Uno de los factores que más influyeron, fue la sequía que golpeó al sector agropecuario.

La actividad económica cayó en el segundo trimestre del año un 4,2% respecto de igual período del 2017 y acumuló en los primeros seis meses una contracción del 0,5%, informó el INDEC.

Uno de los factores principales que influyeron para la contracción, fue la importante sequía que golpeó al sector agropecuario en el comienzo del año; mientras que otro dato a tener en cuenta para la baja de la actividad económica, ha sido la escalada de la inflación.

Según el Informe del Avance del Nivel de Actividad, la economía experimentó una caída del 4% también en el segundo trimestre, en comparación con el anterior.

Muchos especialistas sostienen que, sin tener en cuenta la mala cosecha como consecuencia de la sequía, el PBI habría exhibido en el trimestre analizado una variación que resultaría positiva. Las cosas serían diferentes durante el tercer trimestre de 2018, esperándose que no sólo siga impactando la cosecha en la economía argentina, sino que la mala performance de la actividad se haría extensiva a prácticamente todos los sectores de la economía nacional como consecuencia de la crisis cambiaria.

Según la dirección de Cuentas Nacionales del Indec, el consumo privado -que difiere mucho del consumo masivo- aumentó 0,3%; la inversión creció 3,1% y el consumo público -en cambio- bajó 2,1%. Las exportaciones también sufrieron una notoria baja de 7,5%, en tanto que las importaciones subieron 2,7%. El PBI argentino alcanzó durante el segundo trimestre a 752.791 millones de pesos. En las medidas desestacionalizadas, las importaciones ya se presentan con una baja como consecuencia de una recesión que recién estaba empezando. Asímismo, las ventas
al exterior ser desplomaron 14,2%; el consumo privado, 1,1%, y la formación bruta de capital fijo, 6,9%.

Analizando a los sectores que más bajaron, hay que decir que claramente la agricultura está a la cabeza, con un derrumbe de 31,6%. La segunda baja más destacada fue la de transporte que bajó 3,8%. Se trata de un sector
fuertemente vinculado al campo. La industria mostró una baja de 1,8%, y el comercio, de 1,6%. En tanto, la construcción -el sector que más se expandía- ya había comenzado a reflejar una desaceleración, pero aún registraba números positivos: +5,5%.

De acuerdo a lo previsto en el presupuesto para el año 2019 -ingresado el lunes pasado al Congreso- el Gobierno estima que tendrán subas tarifarias y del dólar más acotados -que se actualizarán por inflación-, lo que podría mostrar una leve mejora para algunos segmentos de consumidores. Todo depende de que el oficialismo logre dar certezas sobre el valor del dólar a un mediano plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *