La comisaría 1ra de Avellaneda en el centro de los reclamos vecinales

Como ya había adelantado, la llegada del nuevo titular de la comisaría 1ra de Avellaneda, el Subcomisario Raúl Jorge Couceiro generaba expectativas de que mejoraría la seguridad en la jurisdicción, atento a que el nuevo jefe fue jefe de calle con varias intervenciones policiales exitosas.

Pero han pasado las semanas y la inseguridad en la zona ha dejado a la comisaría en el centro de los reclamos vecinales, así como se criticaba constantemente a la comisaría 2da, hoy la 1ra compite con la 6ta en quejas y reclamos vecinales.

El día miércoles 11 a pesar de la tormenta, los delincuentes volvieron a castigar la zona de las inmediaciones de la Plaza San Martín y especialmente las paradas de las líneas de colectivos, donde asaltaron con armas y violencia a hombres y mujeres sin discriminar.

Una de las víctimas fue la esposa de un conocido vecino ex bombero voluntario que volvió a ser asaltada en forma violenta, generando el enojo y posteo en redes sociales de su marido que apuntó a la policía de la comisaría 1ra, al destacamento de la Policía Local y a la secretaria de seguridad Mónica Ghirelli, de quien dijo espero que me llame, ella tiene mi número, se lo dí en la reunión de seguridad que hubo en el club de las calles Gutiérrez e Iguazú, pero no cumplió con nada de lo que prometió.

Personalmente he sido el único periodista que hace años sostiene que la policía incumple con su trabajo en la zona, he publicado los puntos más peligrosos de la zona e incluso he realizado una denuncia penal en la justicia por los vínculos entre algunos delincuentes y funcionarios del municipio.

Resulta inexplicable que habiendo en la zona varias cámaras de seguridad no se pueda dar con los autores de los robos en la zona.

Tampoco se explica que la zona de la Plaza Alsina, a metros de la comisaría se un lugar inseguro, o que el trapito que todos denuncian en las redes sociales de patotear a los vecinos que buscan estacionar el Mitre entre Lavalle y Berutti, tengan que aceptar pagarle y acatar sus indicaciones, cuando el que se encuentra en falta es este personaje.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *