Desde este miércoles, la cadena de minimercados intentará reordenar los pasivos y, a través de una inyección de capital, normalizar el funcionamiento del negocio para garantizar la fuente de trabajo de 2300 familias.

El concurso preventivo, es una forma de poner sobre la mesa los pasivos de la compañía“, manifestaron fuentes de la empresa que fue adquirida a mediados de septiembre por un grupo inversor nacional con todos sus pasivos, y agregaron que “es la única manera de evitar una quiebra y poner en riesgo la fuente de trabajo de tantas familias“.

Además, para su salvataje, estabilización y posterior desarrollo, se suma al equipo de management un grupo inversor argentino encabezado por Gonzalo Avendaño -empresario argentino y miembro de una familia con larga trayectoria supermercadista (su abuelo, Eduardo Firpo, fue uno de los fundadores de Supermercados Disco en los años 60′), quien goza de una amplia experiencia con inversiones y actividad en diferentes países de América Latina y los Estados Unidos.

Por su parte, y siempre con la apuesta a lo nacional, se espera que gracias al aporte realizado por este grupo inversor pronto se normalice el funcionamiento de la cadena en cuanto a abastecimiento para continuar brindando un servicio de calidad y bajos precios a todos los clientes que nos eligen.

Eki es una empresa de capitales nacionales que opera 166 locales, 2 centros de Distribución en cual trabajan mas de 2300 empleados.