La Bancaria, La Caja y el gran bonete

El juego del “Gran Bonete” tiene una canción donde nadie se quiere hacer cargo de una responsabilidad y siempre termina pagando la víctima que es quien más sufre.

Al similar ocurre con el reclamo que el señor Freddis Rodolfo Tassani Olivera, viene realizando hace ya años y que tanto de parte de La Caja de Ahorros y Segura S.A. Dilatan y el sindicato de los bancarios La Bancaria, permite con inusual pasividad.

Sin que exista una explicación de parte de las autoridades actuales de La Caja y la complicidad del gremio que hoy conduce Sergio Palazzo.

El padre del afectado era Freddis Roberto Tassani Olivera y el mismo fue asesinado en 1980.

Si bien desde La Asociación Bancaria han hecho poco para que la empresa le otorgue a su hijo el puesto que ocupaba al momento de ser asesinado, más tratándose de un ex delegado con una trayectoria militando.

Incluso con fecha 26 de febrero del 2018, la firma fue notificada formalmente de un pedido efectuado por Julian F. Sacabiollo, representante de la Comisión de Trabajo por la Restitución de Nuestra Identidad, donde invocando la recomendación de las Naciones Unidas respecto a Tratados y Convenios Internacionales, Naciones Unidas, Consejo Económico y Social, E/CN 4/Sub.2/1996/18, 20 de junio de 1996, que se cumplimenta con la Resolución 40/35 del 29 de noviembre de 1985 de la Asamblea General de Las Naciones Unidas y el pedido sustentado en el ejercicio de las funciones conferidas por el Decreto N° 1199/12.

Tampoco obtuvo respuesta favorable la asistencia que realizó uno de los abogados de La Bancaria quien redactó una nota dirigida al Gerente General de La Caja S.A, más por compromiso que por un interés real de colaborar en el pedido del señor Tassani, a la protocolar nota, la respuesta fue burocrática y de estilo, que lamentaban todo lo que vivió el requiriente y su padre, pero que la compañía por los motivos económicos que atravieza el país no estaban contratando personal, pero que si lo deseaba, les enviara un C.V. a los fines de que ellos lo hagan circular a empresas amigas o dedicadas a colocar personal.

Todo sería correcto si no fuera que no se trata de un pedido más o una recomendación de un conocido, se trata de un familiar directo de un ex delegado, un militante sindical, un hombre que entregó hasta su vida en defensa de los derechos de sus compañeros.

Conociendo el caso me sorprende que Sergio Palazzo sea incapaz de poder solucionar algo que por mi experiencia sé no es tan complicado cuando hay un interés real y si las cosas son tan difíciles, lo mejor que podría hacer La Bancaria, en lugar de colocar placas y homenajes sería contratar a su hijo en el gremio, hay mucho por conocer de quien fue Freddis Roberto Tassani Olivera, quienes lo conocieron, quienes compartieron su lucha, espero que los mencionados puedan demostrarnos que los derechos y que las reparaciones históricas son reales y no algo teórico y que solo llena páginas en la historia.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *