Jorge Ferraresi, obras, política y negocios

MDA_3322El intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, es de esos políticos a los que se los comió un día el personaje, mientras gasta y gasta en obras, en remodelaciones y reinauguraciones, busca instalar en el vecino de Avellaneda, ese concepto de «es como todos, este roba, pero hace». Así, muchos incautos y poco informados, creen que Ferraresi es el mal peor, pero la ignorancia siempre es mala consejera.

Para comprender un poco la idea general, ¿quién, con un poco de criterio pagaría por algo que vale 10 pesos, 1000?, obvio que alguien que administra un dinero que no le pertenece, pero que en esa administración de pagar 1000 por algo de 10, es más que obvio, que los 990 restantes, se dividirán y terminaran en las cuentas de los involucrados. En estos momentos, desde El Sindical, mientras intentan desacreditarnos con operaciones mediáticas de mercenarios por el billete, nosotros estamos preparando una denuncia penal por obras millonarias que el municipio de Avellaneda ya pagó a constructoras vinculadas con algunos funcionarios, pero que no se realizaron, ¿raro no?.

Vayamos a las «promesas» del ingeniero Jorge Ferraresi:

“Voy a hacer una sola cosa. Voy a seguir haciendo”

Frase casi infantil, podríamos analizarla desde la pura lógica, pero seamos también simples, que un político «haga» es muy bueno, pero mucho mejor sería que el político explique CÓMO hace, si algo destaca la gestión de Jorge Ferraresi, es su hermetismo y negativa a informar incluso los actos de gobierno, que se sabe, son de carácter público. Así por si los lectores y vecinos no lo saben, una critica constante de los concejales que no son del oficialismo, se han quejado por el hecho de que se han tratado Ordenanzas sin contar con los expedientes y un detalle de qué se está votando y cómo se va a ejecutar, pero claro, contando con la mayoría cómplice de los concejales oficialistas, más esos pequeños políticos locales oportunistas que saben que hoy están y mañana no, se aprueban de cualquier forma, incluso sin cumplir con el reglamento interno del HCD.

“Es imposible hacer todas estas obras, sin la articulación de los tres niveles del Estado”, y agregó: “Este año habrá que dar ese debate y preguntarle a los candidatos a presidente de los otros partidos, qué harán con las políticas públicas que ha puesto en práctica el gobierno nacional durante los últimos años”.

Ferraresi pronuncia esta frase sabiendo que hace tiempo está siendo observado por no haber ejecutado todo el presupuesto girado, lo que incomoda a muchos ya que una cosa es pagar sobre precios, y quedarse con las ganancias y otra es no pagar nada y quedarse con todo. Tal vez, para los vecinos haya pasado desapercibido el hecho de que muchos de los funcionarios de otros niveles, vinculados políticamente al intendente, fueron puestos por Julio De Vido, alguien que hace tiempo «juega» en las decisiones políticas de Avellaneda, especialmente en la que de bajar millones se trata, o en obras para el municipio, para la UNDAV o el ACUMAR.

El crecimiento económico a partir de la recuperación del perfil productivo de la ciudad, que ha impulsado la creación de 70 mil puestos de trabajo en los últimos años, las políticas e inversiones en educación, salud y deportes, como pilares del trabajo realizado para lograr la inclusión de los sectores mas postergados, la fuerte inversión en seguridad, la decisión de abordar la temática de los Derechos Humanos buscando verdad y justicia, y la multiplicación de las obras en cada barrio de la ciudad, con un crecimiento de la inversión en los últimos años del 1395% que ha permitido llegar con mejoras en infraestructura y servicios esenciales, como cloacas, luminarias y desagües, además de las casi 2400 viviendas entregadas y las mas de 650 proyectadas para este año.

Mentiras que pronunciadas en un monólogo político donde todo lo hecho es maravilloso, la supuesta creación de 70 mil puestos de trabajo, incluye a los más de 26 mil planes que posee el municipio, y a miles de puestos de trabajo sin las correctas inscripciones, Avellaneda presenta un índice elevado de trabajo sin registrar o registrado de forma fraudulenta, pero la complicidad del delegado local del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, permite que esta realidad continué sin sanciones, la excusa oficial, que cuando llegan a los lugares «alguien» les avisa y los operativos terminan siendo un chiste.

La verdadera dimensión de las mentiras de Ferraresi se aprecian en sus propias palabras, cuando destaca la inversión en educación por ejemplo, son varias las instituciones educativas con serios problemas, salvo los jardines de infante nuevos, que se han construido, y que habrá que esperar poco para que surjan los problemas, el resto de los colegios solo suelen recibir una «maquillaje» de pintura, en salud, las Unidades Sanitarias Municipales, el «caballito de batalla» del municipio para justificar el traspaso del Hospital de Wilde, promocionando que se han construido nuevas unidades, es una enorme mentira, muchas de las unidades fueron reinauguradas, pero continúan faltando personal médico e insumos, ¿para qué le sirve a los vecinos una Unidad Sanitaria sin personal o insumos?, ah sí al intendente y a los concejales corruptos les sirve para la foto, en esto ayudaron mucho algunos concejales de la «oposición» como Miriam Graiño, que asegura que la atención primaria en Avellaneda es correcta, o nunca pisó una unidad para atenderse, es ignorante o cómplice, cada uno que la ubique donde quiera, lo que sí podemos afirmar es que miente.

En el tema deportes se ha mostrado mucho y se ven obras, reformas e inversión, pero al igual que con el resto de las obras públicas, se ha pagado mucho más de lo que en el mercado valen esas obras, pero lo más gracioso, algunos funcionarios municipales, viendo la veta, crearon una empresa vinculada al deporte, deben hacer muchas horas extras estos funcionarios, ya que no todos podemos crear una empresa que requiere una importante inversión. Un funcionario, que además es concejal suplente familiar del Rial de la tele, es una muestra de ahorro, con un sueldo que no llega a los 20 mil pesos, posee varios vehículos, uno que supera el millón de pesos, además de propiedades y participación en empresas, con estos funcionarios tan exitosos que de la nada hacen fortuna, Avellaneda debería estar mucho mejor.

La supuesta apuesta fuerte a los Derechos Humanos, es tal vez la mayor mentira de esta gestión, solo existe en ellos el concepto de «la memoria», pero les importa nada derechos humanos de los vecinos, como ser la salud, la protección del medio ambiente, abusos institucionales, acceso a la justicia, derecho a la vida, vulnerado con cada hecho vinculado al delito que es una constante amenaza a la vida, financiar y proteger barras, tiene poco que ver con los derechos humanos.

La cara de piedra, del intendente debe tener algún origen, hablar como uno de los logros de desagües, en un partido que en el 2014 se inundó más que años anteriores, nos demuestra que nos mienten en la cara, uno ha visto en las redes sociales hasta el cansancio, fotos de barrios bajo el agua, muchos por las «obras de la gestión», como por ejemplo en Piñeyro donde asfaltaron una calle y olvidaron hacer los desagües, conclusión, la calle quedó asfaltada y convertida en pileta.

“Nos someteremos de nuevo a la voluntad popular”

La típica frase del político mediocre y mentiroso, con una importante cantidad de rehenes de la política actual, los que cobran planes, los «ñoquis», los que consiguen beneficios por movilizar gente a marchas y actos, sus familiares, varios empleados municipales que por apoyar la gestión tienen sus «quintitas», tienen un voto que podemos llamar «cautivo», algo que se ve y mucho en las provincias. No son solo los indios del norte los que votan engañados o son arriados en las elecciones, hay muchas formas de «arriar», de comprar voluntades, muchos vagos, apoyan a un intendente y un séquito de corruptos, de nuevos ricos salidos del barro pisando casas en Quinta Galli o departamentos en Capital Federal.

Someterse a la voluntad popular es administrar y tratar a todos con equidad, que un vecino sea igual a otro vecino, que todos paguen sus impuestos y obligaciones, se habla de una falsa inclusión cuando se asiste a personas que no reparan en gastos para distintos vicios, señor Jorge Ferraresi, si usted está tan seguro, de la voluntad popular apoyando su gestión, termine con el clientelismo y demuestre que es algo más que un pícaro posando para la foto, termine con el entorno de mentiras, tiene mucho por blanquear ante los vecinos y entonces sí estará sometiéndose a la voluntad popular.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *